ANTECEDENTES HISTORICOS.

El sector azucarero es sin lugar a dudas el más importante de la producción agroindustrial cubana a lo largo de estos siglos.

Ya a finales del siglo XVI se inicia en Cuba, la elaboración aunque de forma rudimentaria de la caña de azúcar, teniendo su mayor extensión entre 1778 y 1782 posterior a la toma de La Habana por los ingleses y un grupo de medidas tomadas por el Rey Carlos III, lo que favoreció el comercio y la importación de mano de obra esclava.

Durante el comienzo del siglo pasado se importaron los primeros trapiches horizontales de hierro y se introducen los llamados "trenes franceses". En la década de 1840 se inicia en Cuba la Revolución Técnica en la producción azucarera, manifestándose en la aplicación de procesos físicos y químicos en la actividad industrial.

En 1902 comienza la penetración del capital inversionista norteamericano en la industria azucarera, que fue, ese año de 25 millones y que alcanzó en 1927 los 800 millones. Durante esta época fueron construidos 75 centrales de gran capacidad, fundamentalmente en la zona de Camagüey y Oriente

Distribución de la propiedad de los centrales azucareros en 1958.

País

No. de ingenios

Capacidad de producción (MT)

Control de la producción (%)

Estados Unidos

36

2 118 500

36.7

Cuba

121

3 591 700

62.1

España

3

54 700

0.9

Francia

1

15 700

0.3

Total

161

5 780 000

100.0

En general, la propiedad latifundista, el bajo nivel de calificación de la mano de obra, la caña cortada y alzada manualmente en su totalidad y el monocultivo cañero imperante, caracterizaron a la agricultura cubana en la primera mitad del presente siglo.

En 1959 triunfa la Revolución Cubana, y con ella comienza las agresiones de toda índole por parte de los Estados Unidos.

En 1960, cuando la totalidad de los centrales pasan a manos del Gobierno Revolucionario, se suprime la cuota azucarera como una de las medidas de mayor envergadura económica, dadas las características monoexportadora y monoproductora de Cuba.

De este modo, el país sufrió un gran impacto con la pérdida de sus mercados tradicionales, los suministros habituales, compra de equipos y piezas desaparecen, produciéndose además un éxodo considerable de personal calificado y ataques a los ingenios. Todo ello provocó un decrecimiento de la producción, siendo la más baja de 3,8 millones de toneladas de azúcar en 1963. En el mes de mayo de este año se inician los primeros estudios con el objetivo de elevar la producción, mediante un diagnóstico sobre la situación agrícola industrial en aquel momento.

En 1964 se crea el Ministerio de la Industria Azucarera (MINAZ), el cual sustituye a la antigua Empresa Consolidada del Azúcar.

Durante el período comprendido entre 1966 y 1970 se ejecuta el primer Plan de Desarrollo de la Industria Azucarera, el cual tenía como objetivos:

En esta etapa las tierras dedicadas al cultivo se incrementaron en un 35%, se introdujeron nuevas variedades, se inicia la ampliación del regadío y fueron diseñadas nuevas máquinas para la mecanización de las cosechas. En 1970 se realiza la mayor zafra del país y del mundo en ese año.

Durante el período de 1971-1975 la industria azucarera experimentó un gran auge en sentido general.

A partir de 1973 se verifica un aumento continuo. Las áreas cañeras se elevaron de 1543 miles de hectáreas que existían en el año 63 a 1634.6 miles. La cosecha de caña aumenta su mecanización, el corte alcanza el 11.6% y el alza el 85.4%. En la zafra del 75 trabajaron más de 1000 combinadas; es importante destacar en este período la disminución de los macheteros a 180 mil, la mitad de lo que se empleaba antes de 1959.

Durante el quinquenio 1975-1980, las inversiones en la industria azucarera ascendieron a 968 millones de pesos, más del doble que el presupuesto empleado en el período 66-70.

La década del 80 se puede considerar de despegue en el desarrollo de la agroindustria azucarera, se construyeron los 6 primeros centrales diseñados por técnicos cubanos y con más del 60% del equipamiento cubano, que constituyen los primeros construidos en los últimos 50 años, fueron los primeros terminados, el 30 de Noviembre y el Batalla de las Guásimas que se concluyeron en 1980. Se trabajó además en la modernización de 40 centrales existentes.

Es a inicios de esta década en la que se crean los Complejos Agroindustriales Azucareros.

En esta etapa se mejoró el sistema ferroviario incorporándose 195 locomotoras diesel; se pusieron en marcha 4 terminales de azúcar a granel que permitieron aumentar en un 53% la exportación por este sistema. La caña cosechada mediante combinada pasó de un 25% en 1975 a un 45% en 1980.

A inicios de la década del 80 se crean los Complejos Agroindustriales Azucareros

En estos años se construyen 239 centros de acopio y limpieza de caña, lo que sumado al aumento de la mecanización del corte de la caña de azúcar en un 62%, permitió reducir el número de macheteros a 72 000.

Desde 1989 comienzan a gestarse en los países Socialistas de Europa cambios evidentes que dieron lugar a la disolución del campo socialista y por ende la ruptura de sus relaciones mercantiles, así como las principales fuentes de Suministros, mercados y precios.

Esta situación trajo consigo severas consecuencias para la todas las ramas de la economía en general, pero sin lugar a dudas una de la más afectadas fue la industria azucarera al quedarse desprovista hasta del combustible mínimo para la realización de determinadas actividades, sin los recursos necesarios para la reparación y mantenimiento de los equipos, para la preparación de la tierra y los cultivos: hierbicidas, plaguicidas. Todos estos factores conllevaron transformaciones sustanciales para este sector económico.

Las afectaciones económicas ocasionadas por el bloqueo norteamericano a Cuba han sido provocadas por diferentes causas, las que hemos evaluado y cuantificado económicamente, y que resumimos en la tabla siguiente:

C O N C E P T O

Millones de U.S.D.

  1. Afectación económica en la comercialización del azúcar.

13601.0

Afectaciones económicas ocasionadas en las actividades siguientes:

  • Industria
  • Transporte Automotor
  • Transporte Ferroviario
  • Agricultura Cañera

 


2387.1

101.0

724.5

3786.4

  1. Otras afectaciones:
  • Disminución de los volúmenes de producción
  • Fuga de personal
  • Movilizados

 

4179.3

279.0

2690.1

T O T A L

27748.4

Para atenuar los efectos del déficit de recursos materiales y buscando disminuir los costos de mantenimiento, se elaboró una estrategia que se denominó "Plan de Rehabilitación", donde se contempló la introducción y generalización de nuevas técnicas de recuperación de piezas y equipos, y modificaciones tecnológicas aplicadas al equipamiento existente.

Estructura del sector azucarero: industria y agricultura

Agricultura cañera

La superficie total de tierra dedicada al cultivo de la caña en Cuba asciende a 1720791 hectáreas, lo que representa aproximadamente el 50% del total nacional destinado a la agricultura.

Para la atención a las plantaciones cañeras existen varias estructuras entre las que se encuentran fundamentalmente, las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) creadas en 1993; las Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA) cuya creación fue en 1980 y las Granjas Estatales. Siendo las UBPC las que mayor extensión de caña atienden.

Productor/Años

1997

1998

UBPC

1126

1041

CPA

375

376

Granjas Estatales

-

61

Total

1527

1478

Industria azucarera

La industria azucarera está compuesta por 156 ingenios azucareros los cuales se distribuyen por todo el país de la siguiente forma:

Capacidad de molienda de los centrales

Provincia

Total

Hasta 300 mil

De 300 a 600 mil

Más de 600 mil

Pinar del Río

5

4

-

1

La Habana

16

10

5

1

Matanzas

21

14

5

2

Villa Clara

28

21

6

1

Cienfuegos

12

5

6

1

Sancti Spíritus

9

5

3

1

Ciego de Ávila

9

1

3

5

Camagüey

14

3

7

4

Las Tunas

7

-

1

6

Holguín

10

-

7

3

Granma

11

8

2

1

Stgo. de Cuba

8

5

3

-

Guantánamo

6

6

-

-

Total

156

82

48

26

Fuerza de trabajo

Durante esta etapa, se ha mantenido de modo estable el número de trabajadores empleados en esta rama de la economía. En 1991 el total de trabajadores ascendía a 467 mil, mientras que 1998, la cifra fue de 499 mil, de ellos 249 mil vinculados a las UBPC y CPA y 250 mil al Sector Estatal, de esta última cifra 110 mil laboran en la producción industrial.

El Mercado Azucarero

Producción Mundial de azúcar

Durante prácticamente esta década la producción mundial de azúcar ha demostrado un crecimiento continuado. De 73.3 MMT alcanzadas entre 1991-1993, ascendió a 123 MMT en 1997.

Desde el punto de vista de la estructura geográfica de la producción azucarera, se han producido cambios relevantes en el período analizado. En la década de los 80 la producción total de azúcar estaba concentrada en dos áreas fundamentales: en Europa con el 34% y América Central con el 21%, mientras que en 1997 Asia representaba el 32% de la producción total mundial influenciada por los crecimientos en la producción que han tenido la India, Tailandia y China, mientras que Europa y América Central representaba el 24 y 10% respectivamente.

En el ámbito del mercado mundial Cuba se ubica entre los primeros 10 países productores de azúcar

Países

1996

1997

Unión Europea

17.4

18.3

Brasil

14.7

16.4

India

16.9

14.4

China

7.9

7.4

Estados Unidos

6.6

6.7

Tailandia

6.2

6.2

Australia

5.6

5.9

México

4.8

5.0

Cuba

4.4

4.3

Paquistán

2.1

2.7

Análisis del comportamiento de la producción en Cuba

En el período 1991-1998 la producción azucarera se caracterizó por una tendencia decreciente, oscilando entre los 7.6 MT hasta 3.2 MT.

Esto representó importantes afectaciones para la economía cubana entre las que pueden citarse:

  1. Las cantidades dejadas de producir, debido a la reducción de la producción y las exportaciones
  2. Pérdida de espacio en el mercado internacional.
  3. Por el efecto multiplicador que posee la producción azucarera sobre la economía cubana, la caída de la misma repercutió desfavorablemente en diversos sectores económicos.

En 1996 se logra un ligero incremento de la producción debido a la obtención de créditos que posibilitó disponer de una serie de recursos que facilitaron la reanimación de la actividad Agroindustrial, registrándose un incremento de la producción de 1.11 MT con relación al año anterior.

La zafra de 1998 estuvo entre las más bajas del siglo con 3.2 MT, el gráfico nos muestra el comportamiento decreciente de la producción azucarera en la década de los 90.

Principales modificaciones tecnológicas realizadas en estos años

El proceso de producción de azúcar de caña ha mantenido una tecnología muy similar desde hace más de un siglo. Las principales modificaciones tecnológicas realizadas en esta industria en los últimos años han sido las siguientes:

a) Aumento de velocidad del sistema de enfriamiento actual.

b) Cambio del sistema de enfriamiento por agua al de aire.

c) Introducción de cristalizadores verticales.

Derivados de la caña de azúcar

La caña de azúcar es una gramínea muy rica en azúcares y propia de zonas tropicales y subtropicales, estando sus rendimientos muy en dependencia de las variedades, suelos en los que se siembra . La caña ha sido sembrada para producir azúcar solamente, sin embargo tanto en su fase agrícola como industrial, genera una gran cantidad de subproductos que a su vez devienen en materia prima de excelente calidad para múltiples renglones tanto de consumo nacional como para la exportación.

De todas las materias primas el bagazo resulta una de las principales en el orden cuantitativo como podemos observar a continuación.

Principales derivados de la industria azucarera

Materia prima

Cantidad de derivados

Bagazo

65

Miel

30

Azúcar

14

Hojas y cogollos

8

Cachaza

6

Guarapo

4

Total

127

Al cierre de 1998 existen en el país plantas de derivados para la producción de:

Sorbitol Destilería
Furfural Planta de dextrana
Furfurílico Fábricas de caramelo
Roneras Refinerías
Plantas de tableros de bagazo Planta de alimento animal
Plantas de levadura torula Plantas de hongos
Plantas de cera de caña Plantas de glucosa/sirope fructosa
Plantas de resinas Biogas

Hoy adquiere más vigencia que nunca el pensamiento del Comandante Ernesto Che Guevara cuando expresó: " Llegará el día en que los derivados de la caña de azúcar tendrán tanta importancia en la economía nacional como la que hoy tiene el azúcar".

Conferencia del Ministro del Azúcar en la Quinta Mesa Redonda de la Revista ¨The Economist ¨ con el Gobierno de Cuba La Habana, 22 al 24 de febrero de 1999

La Agroindustria Azucarera en Cuba. Transformaciones y Perspectivas

INTRODUCCION

El cultivo de la caña y la producción de azúcar han sido, desde el mismo nacimiento de la nación cubana, base de su economía y un elemento significativamente vinculado a su desarrollo social, a su cultura y a sus tradiciones.

A partir del gran desarrollo azucarero de las dos primeras décadas de este siglo y hasta el triunfo de la Revolución en 1959, el grueso de la producción azucarera cubana fue comercializado a los precios preferenciales de la Cuota Azucarera de los Estados Unidos.

La cancelación de la cuota cubana fue una de las primeras acciones agresivas norteamericanas, en su intento de derrocar el Gobierno Revolucionario. En aquellas condiciones, que amenazaban con quebrantar la economía del país, Cuba encontró un nuevo mercado en la Unión Soviética y los países del campo socialista, con los cuales se establecieron acuerdos de comercialización del azúcar en condiciones justas y mutuamente ventajosas.

En estas nuevas condiciones, el sector azucarero cubano se vio obligado a grandes transformaciones e inversiones, al cambiar su habitual suministrador de insumos, equipos, piezas y repuestos. Adicionalmente, se emprendieron programas de desarrollo tanto en la esfera agrícola como industrial, los que, además de permitir el crecimiento de los volúmenes de producción de azúcar hasta promedios de 7,7 millones de toneladas por zafra en los años ochenta, viabilizaron el aumento de los rendimientos agrícolas y la diversificación de la producción.

Como aspectos más significativos de dichos programas de desarrollo, vale mencionar la mecanización de la cosecha de la caña, la transformación de los sistemas de manipulación y embarque de azúcar, la implantación de decenas de plantas industriales para la producción de derivados y el desarrollo de un conjunto de instituciones de investigación y desarrollo capaces de apoyar la aplicación y asimilación de nuevas tecnologías.

La economía cubana desde el inicio de los años noventa se ha visto afectada por la desintegración de la URSS y el campo socialista y el sistemático incremento del bloqueo económico norteamericano.

El sector azucarero, al igual que el resto de los sectores del país, se vio sometido a extraordinarias limitaciones financieras y dificultades comerciales. Una idea de la magnitud del impacto puede tenerse al considerar que:

Por primera vez en su historia, Cuba se ve en la necesidad de comercializar el total de sus exportaciones de azúcar, fuera de todo acuerdo preferencial. Las desfavorables condiciones de este llamado "Mercado Libre", de precios deprimidos, son bien conocidas internacionalmente.

Luego de tres decenios de transformación de su infraestructura, basada en la tecnología de Europa Oriental, otra vez fue necesario adecuarse a nuevas fuentes de suministro de equipos, repuestos e insumos en general, ahora en condiciones de un bloqueo recrudecido.

Como consecuencia de tales dificultades financieras, pero también de factores organizativos y condiciones climáticas adversas, la producción azucarera se redujo progresivamente en el presente decenio, a partir fundamentalmente del descenso en los rendimientos agrícolas y la disponibilidad de caña.

El volumen medio de las zafras entre 1991 y 1998 descendió a un nivel de 4,3 millones de toneladas.

Producto de la envergadura del monto financiero que requieren las transformaciones en la agroindustria azucarera y las prioridades que el país necesitó prestar a otras actividades, en los últimos años en este sector se avanzó a un menor ritmo que en otras ramas de la economía.

Ello no significa, sin embargo, que no se hayan introducido un grupo de medidas de gran trascendencia, que hoy nos permiten contar con condiciones más propicias para una aceleración del proceso de recuperación, en el cual estamos inmersos.

Entre las principales acciones y medidas que acometemos se encuentra la Reestructuración Agrícola, como ustedes comprenderán para cualquier sistema agroindustrial su estructura y formas organizativas de producción son de mucha importancia. Es por ello que en el año 1993 se adoptó la decisión de crear las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) en la agricultura cubana, lo cual incluye a la agricultura cañera, con el objetivo de mejorar la productividad y la eficiencia económica, por la vía de una mayor vinculación de los ingresos de los trabajadores agrícolas con los resultados del trabajo.

Este trascendental paso, hizo que más del 90% de la caña se produzca hoy en formas cooperativas de producción, donde los trabajadores son dueños de los medios de producción de su entidad y disponen de la tierra que el Estado les entregó en carácter de usufructo gratuito por tiempo indefinido. Las experiencias de la Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), con 15 años de existencia y sus positivos resultados, fueron tomados en cuenta para la adopción de esta importante medida

A partir de su creación se ha continuado tomando medidas para fortalecer el trabajo de las UBPC, con el objetivo de incrementar paulatinamente los volúmenes de caña sobre la base del aumento de los rendimientos agrícolas, con menores insumos y costos, principalmente en divisas.

En síntesis, puede decirse que estas unidades agrícolas cuentan con facilidades crediticias, servicios de asistencia técnica, precios adecuados para su caña y otras muchas atenciones que, de manera progresiva, comienzan a redundar en mayores rendimientos y volúmenes de caña entregados a las fábricas.

Una medida de gran importancia para garantizar la elevación de los rendimientos agrícolas, se tomó al inicio de la zafra pasada con la decisión de ir a una recuperación progresiva de la adecuada composición de las cepas, en función de las variedades y condiciones edafoclimáticas de cada región. Para ello, se dejaron de procesar aquellas cañas con características óptimas para ser cosechadas en la zafra siguiente, con el consiguiente aumento de la edad promedio de las plantaciones. Esta estrategia - aunque implica un cierto sacrificio en la producción de azúcar durante las primeras dos o tres zafras, garantiza un crecimiento sostenido en el futuro y sobre todo, una optimización de los rendimientos y los costos.

A mediano plazo, el propósito es marchar hacia una agricultura cañera intensiva, seleccionando los suelos con mejores condiciones, el aprovechamiento de los recursos hidráulicos y la aplicación de nuevas variedades y tecnologías agrícolas. En esta dirección, se cuenta con un fuerte potencial científico dado por el Instituto Nacional de Investigaciones de la Caña (INICA) y la cooperación de otros prestigiosos centros de investigación y universidades del país

A partir de 1997 se inició en el MINAZ el Perfeccionamiento Empresarial , un proceso de reorganización de las estructuras y funciones a los distintos niveles y que su esencia consiste en otorgar a las empresas, y unidades productivas en general, una creciente autonomía en las decisiones y, correspondientemente, una mayor autoridad y capacidad en el manejo de los recursos materiales y financieros.

De igual modo, se han ido introduciendo cambios en los métodos y estilos de dirección, con la adopción de órganos colectivos especializados a todos los niveles, como las Juntas Económicas y los Consejos Técnicos Asesores, que garantizan una mayor efectividad y compromiso de los miembros en las decisiones estratégicas fundamentales.

Una parte sustancial de este proceso de perfeccionamiento, consiste en trasladar a la actividad empresarial, una importante cantidad de funciones y responsabilidades que venían siendo desempeñadas por el Ministerio y sus Delegaciones Provinciales. En esa dirección, se han transformado en grupos empresariales todas las actividades de apoyo y servicio a la producción, como el transporte, producciones mecánicas, talleres agrícolas, aseguramiento material, etc. Estas entidades establecen relaciones contractuales con las empresas de producción de azúcar y derivados.

De igual modo, se trabaja en el perfeccionamiento de la Empresa Azucarera, fortaleciendo sus relaciones con las unidades agrícolas, con el fin de establecer bases sólidas que garanticen la disponibilidad de caña para la industria. En esa dirección, se prevé la creación de asociaciones económicas entre el central azucarero y las unidades productoras de caña, que viabilicen un crecimiento y desarrollo armónico entre la industria y el campo, en todos sus aspectos, técnicos, económicos y sociales.

Otras importantes medidas que contribuyen al perfeccionamiento de la gestión económica de las empresas azucareras, son el inicio de la aplicación de fórmulas de pago de la caña según su calidad o contenido de azúcar y un programa para la introducción progresiva de sistemas modernos de aseguramiento de la calidad basados en las normas ISO-9000.

El sector azucarero avanza hacia empresas y entidades con un alto nivel de autonomía y gestión empresarial en la producción de caña, azúcar y derivados. Se aspira a que el sector logre un nivel de liquidez financiera tal, que le permita operar sin depender de créditos nacionales centralizados y, de ese modo, adquirir sus insumos sin los inconvenientes que aún hoy se presentan con alguna frecuencia.

El hecho de que la economía cubana, a pesar de todos los pronósticos, no se derrumbara en los primeros años de esta década y que incluso comenzara a demostrar síntomas de estabilidad y crecimiento a partir de 1995, permitió que distintas casas operadoras de azúcar, bancos e instituciones financieras internacionales, se interesaran por participar en la industria azucarera cubana.

En esa dirección, se suscribieron acuerdos para el financiamiento del capital de operación de grupos de empresas agrupadas por provincias. En términos generales, se trata de fórmulas de financiamiento a corto plazo, generalmente a 12 meses con intereses altos y con el incentivo adicional para el financista, de una participación en los beneficios resultantes del mejoramiento de los resultados.

El financiamiento para insumos de producción continua siendo una alternativa interesante. Sin embargo, la experiencia de estos años y las nuevas condiciones, permite un mejor aprovechamiento de esta alternativa con beneficio para ambas partes.

Entre las alternativas de financiamiento de la producción azucarera, estamos trabajando en una primera experiencia de administración conjunta de empresas.

Por otra parte, se viene avanzando en distintos tipos de asociación con capital extranjero, en actividades vinculadas o de apoyo a la producción de azúcar, como en la industria electromecánica y los derivados de la caña. En total, 10 asociaciones de este tipo han sido constituidas hasta el presente y se negocian otras.

Nos interesa, no solamente el aporte de capital que pudiera hacer el socio extranjero, para mejorar o ampliar nuestra infraestructura productiva, sino ante todo, la introducción de tecnologías modernas y eficientes y, el acceso, los contactos y la experiencia para actuar en los mercados internacionales de los nuevos productos.

Especial importancia concedemos a dos temas en los que, la asociación con capital extranjero, pudiera contribuir a avanzar con mayor velocidad y producir importantes beneficios para el sector azucarero y para nuestros asociados.

Uno de esos temas es la generación de electricidad excedente en los ingenios azucareros, para su comercialización a la red pública o a eventuales clientes locales.

Es conocida la capacidad de la caña de producir mucha más energía que la necesaria para su transformación industrial en azúcar.

Para todos debe resultar evidente que se trata de un asunto no solo de elevado interés para el sector azucarero y el país, sino que, al sustituir combustible fósil por una fuente renovable, adquiere extraordinaria actualidad e interés internacional por su aporte al medio ambiente global, al aliviar el fenómeno del calentamiento atmosférico (efecto invernadero).

El otro tema al que deseamos aplicar una dinámica mucho más rápida de recuperación y desarrollo, en cooperación con fuentes extranjeras de capital, tecnología y mercados de exportación, es al de los derivados de la caña. El potencial es grande, se dispone de una sólida base en instalaciones y conocimientos y, estamos convencidos de que la diversificación de la producción es una alternativa obligada si se aspira a una verdadera eficiencia económica en el aprovechamiento de la caña de azúcar.

Para ello contamos con amplia experiencia nacional e internacional y los resultados de la investigación de los últimos años, tanto de Cuba como de otros países, que demuestran que a partir de la caña de azúcar y de los subproductos de la industria azucarera, se pueden obtener un elevado número de productos de alta demanda y valor agregado.

El bagazo es una materia prima óptima y anualmente renovable para la producción de tableros aglomerados, papeles, cartones, derivados de celulosa, productos químicos como el furfural o el xylitol y otros muchos productos.

Las mieles finales pueden ser transformadas por vía biotecnológica en alcoholes de distintos usos, proteína unicelular para uso forrajero, aminoácidos, ácidos orgánicos, etc., todos ellos productos de gran interés actual del mercado.

La paja de caña, la cachaza de los filtros y hasta la ceniza de las calderas de bagazo, pueden encontrar aplicaciones interesantes y económicamente ventajosas.

Desde los años 60 Cuba dedicó gran atención al tema de los Derivados de la Caña. Por iniciativa del Comandante Che Guevara se fundó el Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar, ICIDCA hace más de 30 años, para el desarrollo de nuevos productos y tecnologías en este campo, del cual surgieron posteriormente otras instituciones como la Unión Investigación - Producción Cuba-9, especializada en celulosa y papel de bagazo.

Durante los años 70 y 80 muchos de estos desarrollos se materializaron en importantes inversiones en plantas industriales para la producción de pulpa y papel, tableros aglomerados, alcohol etílico y bebidas, levadura forrajera, sorbitol, alcohol furfurílico, diversos tipos de alimentos para el ganado y otras producciones. Cuba se convirtió así en un país con una industria azucarera altamente diversificada.

Varias de esas industrias, como resultado de las limitaciones económicas de estos años, se encuentran operando por debajo de su capacidad o paralizadas y debidamente conservadas.

Nuestro objetivo estratégico en esta dirección es aprovechar al máximo las capacidades disponibles, incorporar nuevos productos dirigidos tanto al mercado doméstico como a la exportación. Para ello, se trabaja en la búsqueda de nuevos mercados, clientes y socios comerciales, así como en un mayor protagonismo de nuestras instituciones de investigación y desarrollo.

La esencia de las transformaciones que se están llevando a cabo en el sector azucarero cubano se basa en la disminución de los costos, el perfeccionamiento de la gestión empresarial y la diversificación de la producción.

La disminución de los costos de producción resulta de importancia crucial dada la situación de bajos precios prevaleciente en el mercado azucarero que no muestra síntomas de mejoramiento en el corto plazo, en gran medida por razones vinculadas a la bien conocida situación económica internacional. En estas circunstancias y por lo que podemos prever para el futuro, es nuestro objetivo trabajar por la excelencia en la calidad y diversidad de nuestro azúcar, en contacto permanente con nuestros clientes y compradores finales.

Estamos convencidos de que la caña puede y debe continuar siendo uno de los pilares económicos del país, tanto por su potencial de aporte económico, como por su importancia social y el efecto inducido en el desarrollo de otros sectores de la economía cubana.

Trabajamos también en la investigación y demostración de tecnologías de punta que en un plazo más largo, permitirán un máximo aprovechamiento de los beneficios económicos y ecológicos de la biomasa cañera, a través de su uso como fuente renovable de energía.

Estamos, en resumen, proyectando una industria moderna, conformada por una red de empresas eficientes, con alto nivel de independencia en su gestión, entrelazadas entre sí y con sus clientes y proveedores, sobre bases económicas y comerciales, pero que respondan a objetivos estratégicos de interés común y dirección única, profesional y colegiada.

El cultivo de la caña y la industria azucarera constituyen un valioso patrimonio de la nación cubana, pero estamos dispuestos a compartir los beneficios económicos de su recuperación y desarrollo, con todos aquellos que estén dispuestos a compartir con nosotros los posibles riesgos de esta hermosa y estimulante aventura de la caña, el azúcar y los derivados.

UBICACIÓN DE LOS CENTRALES AZUCAREROS

 

PRINCIPALES EMPRESAS E INSTITUTOS

Fundado en 1973, es el organismo rector de la investigación y el desarrollo en la Industria Azucarera Cubana, ubicado en el municipio Quivicán, lleva a cabo la introducción de sus resultados en un central azucarero que constituye una instalación anexa a la Institución.

Cuenta con un sólido potencial científico técnico, así como una estructura organizativa formada por:

LINEAS DE INVESTIGACION Y DESARROLLO

TECNOLOGIA

ENERGETICA

SERVICIOS PARA LA INDUSTRIA AZUCARERA

DISEÑO Y CONSTRUCCION DE EQUIPOS.

EDUCACION DE POSTGRADO

 

Unión de Investigación Producción de la Celulosa del Bagazo. CUBA 9

Es un centro de investigaciones y desarrollo, cuyo objetivo es desarrollar nuevas tecnologías a partir del bagazo de la caña de azúcar.

Principales líneas de investigación:

El centro cuenta con áreas científicas, de ingeniería y computación, instalaciones piloto, planta semicomercial y servicios administrativos.

El colectivo científico esta integrado por especialidades de ingeniería y ciencias, lo cual permite organizar y desarrollar las investigaciones integralmente y llegar hasta el final de las mismas con documentos completos de ingeniería y evaluaciones económicas.

CUBA 9 tiene más de 20 años de experiencia en la utilización del bagazo para la obtención de sus derivados de alto valor agregado y sus especialistas han brindado asistencia técnica en diversos países y a la industria nacional.

Desde hace varios desarrolla la actividad docente, manteniendo estrecha vinculación con universidades cubanas.

OBJETIVOS FUNDAMENTALES

INSTALACIONES Y POSIBILIDADES

Para cumplir los objetivos de trabajo de CUBA 9, se dispone de una planta experimental, 14 laboratorios y 4 plantas piloto, equipadas para realizar investigaciones y producciones experimentales en las líneas siguientes:

PLANTA EXPERIMENTAL

La planta semicomercial ocupa un área de 13 500 m2 e incluye:

LABORATORIOS

  • Tecnología de las fibras.
  • Derivados de la celulosa.
  • Química de la lignina.
  • Matrices cromatográficas.
  • Materiales filtrantes y residuales.
  • Pruebas físicas de papel.
  • Química del papel.
  • Microscopía.
  • Blanqueo de celulosa.
  • Análisis instrumental.
  • Plantas piloto.
  • Pulpeo.
  • Lignina.
  • Estucado.

El área de laboratorios y oficinas es de 2000 m2. La estructura complementaria está integrada por Departamentos de: Calidad, Ingeniería y Evaluación Económica, Sistemas Automatizados de Dirección, Mantenimiento, Grupo de Mercadotecnia, Grupo de Documentación y Biblioteca.

POTENCIAL CIENTIFICO TECNICO Y RECURSOS HUMANOS

LINEAS ACTUALES DE DESARROLLO

TECNOLOGIA DISPONIBLE

A continuación exponemos algunos de los logros de Cuba 9 que han sido introducidos satisfactoriamente en la industria de la pulpa, papel y otras industrias.

SERVICOS QUE OFERTAMOS

INSTITUTO CUBANO DE INVESTIGACIONES DE LOS DERIVADOS DE LA CAÑA DE AZUCAR. ICIDCA

Este Instituto fue creado en mayo de 1963 con el objetivo de dar el soporte científico y tecnológico al desarrollo de las tecnologías que permitieran el aprovechamiento integral y diversificado de la caña de azúcar, principal cultivo del país.

MISION

El ICIDCA, utilizando los conocimientos de la química y la biotecnología, realiza trabajos de investigación y desarrollo en el campo de los derivados de la caña de azúcar y los aplica en la agricultura, alimentación, salud y la industria; ejecuta trabajos de gestión tecnológica utilizando las técnicas de ingenierización y estudios de viabilidad económica para identificar posibilidades de desarrollo y materializarlos en forma de paquetes tecnológicos transferibles; contribuye a la reconversión y reactivación de la industria de los derivados mediante estudios de alternativas y asistencia técnica.

Desarrolla y comercializa producciones a pequeña y mediana escala y presta servicios científico–técnicos.

Soporte económico:

Estructurado en tres divisiones técnicas:

Biotecnología, Química e Ingeniería, dispone de 6 plantas piloto y 28 laboratorios que cubren las disciplinas de: genética, microbiología, bioquímica, bioingeniería, análisis estructural, química fina, polímeros, además de los servicios de ingeniería química, control automático, matemática, computación, evaluación económica e información científica.

Potencial humano:

Los activos más importantes de la institución son sus técnicos, más de 130 graduados universitarios, de los cuales 22 ostentan el grado de Doctor en Ciencias, apoyados por 150 técnicos medios, acumulan una experiencia importante en la investigación y la producción.

Sus avales:

El trabajo científico–técnico del ICIDCA está avalado por la obtención de numerosas patentes de invención y el desarrollo de variados productos y tecnologías, mucha de las cuales son el soporte de en decenas de instalaciones de producción existentes en Cuba y otros países de América Latina.

Varios de estos procesos y equipos han obtenido premios nacionales e internacionales de los organismos científicos cubanos y en ferias internacionales.

¿Cómo se da a conocer?

Publica una revista científica sobre la temática de los derivados y ha editado 4 libros y 14 monografías. Cada 2 años auspicia el Congreso Internacional sobre Azúcar y Derivados. Periódicamente brinda cursos y entrenamientos relacionados con su campo de acción.

Está en condiciones de realizar una eficiente gestión tecnológica que incluye todas las etapas desde el laboratorio hasta la producción comercial, pasando las de evaluación económica, banco, planta piloto e ingeniería.

¿Las líneas de investigación?

Sus ofertas:

INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES DE LA CAÑA DE AZUCAR. INICA

MISION

Realizar investigaciones en el campo de la agricultura cañera que coadyuven al incremento de la producción de caña de azúcar por área reduciendo sus costos mediante la obtención de nuevas variedades, la prevención y control de plagas y enfermedades y la implementación de tecnologías para el manejo eficiente del cultivo.

Para el cumplimiento de esta importante misión el INICA dispone de una red geográfica experimental constituida por las siguientes unidades:

Para los Servicios Científico–Docentes:

Correspondencia de las líneas de Investigación y Desarrollo con la misión:

Las líneas de Investigación y Desarrollo que realiza el INICA son las siguientes:

Puede apreciarse que las líneas de Investigación y Desarrollo de la institución abarcan el ciclo completo de la agricultura cañera, desde la preparación del suelo hasta la cosecha, incluyendo aspectos tan importantes y de tanta incidencia en la producción como el desarrollo de máquinas. Estas líneas engloban la aplicación de las principales tecnologías de punta en la agricultura cañera, tales como la biotecnología, el control biológico, el desarrollo de sistemas automatizados y de toma de decisiones, y otras.

Además, se presta prioritaria importancia a la conservación del ambiente, tal y como lo reflejan líneas tales como el aprovechamiento de residuales agrícolas e industriales, los sistemas de control de malezas, los sistemas de producción de abonos orgánicos, el empleo de la nutrición orgánica, el ya mencionado control biológico de plagas y enfermedades y otros.

Estas líneas pueden ser consideradas entre las de mayor impacto para un centro de investigaciones agrícolas cañeras en el mundo actual. En los últimos años, se ha producido una tendencia casi mundial hacia la búsqueda de asesoramiento técnico científico en Cuba, en general, y en el INICA, en particular, por parte de los países productores de azúcar, lo que se refleja en la presencia de asesores científicos cubanos en muchos países y la impartición de cursos de postgrado en agricultura cañera en otro importante grupo de ellos.

Del desarrollo interrelacionado de estas líneas de I + D se espera, como resultado global, la elevación del nivel de producción de la caña de azúcar en el país, reduciendo sus costos, sin causar efectos perjudiciales sobre el ambiente y contribuyendo a la conservación de los recursos naturales, todo lo cual está en correspondencia con la misión de la institución.

NOTICIAS Y PROXIMOS EVENTOS

ALGUNOS SITIOS AZUCAREROS EN INTERNET