RESULTADOS ECONOMICOS DE 1999

El crecimiento del Producto Interno Bruto en 1999 fue de 6,2 %, lo cual ha permitido avanzar en la gradual recuperación de la economía, con el sostenido esfuerzo del pueblo trabajador, que se ha crecido ante las dificultades.

Se confirma cuánto puede hacerse aún en medio de la guerra económica que libra el gobierno norteamericano contra nuestro país, de una coyuntura internacional adversa y de las limitaciones aún no superadas del período especial.

Factores favorables

Se aprecia una mejoría en los indicadores que miden la eficiencia económica:

La producción azucarera se incorporó al proceso de recuperación de la economía que se venía observando desde 1995. Se crece en 554 MT con relación a la zafra anterior, y se llega a 3783,3 MT, con una eficiencia industrial superior y una rebaja del 22 % en el costo por tonelada de azúcar crudo producida.

En el sector energético, crece la extracción de petróleo crudo un 25 %, y la de gas en 2,6 veces. Se genera el 41 % de la electricidad con portadores energéticos nacionales.

Otros factores positivos han sido condiciones climáticas más favorables, el sostenido auge del turismo y la estabilidad financiera interna.

Dificultades

La situación financiera externa continuó siendo el factor limitante fundamental para lograr una recuperación más acelerada de la economía cubana.

Los ritmos de crecimiento alcanzados y el gradual aumento de la eficiencia económica no alcanzan a compensar los déficits acumulados durante los primeros años del período especial, debido fundamentalmente a la caída de la producción azucarera entre 1993 y 1998.

A pesar de que actualmente se comienza a alcanzar un determinado volumen de créditos, se mantienen los obstáculos para su obtención, por el bloqueo económico norteamericano y de una incierta coyuntura en la economía internacional.

También se han confrontado menores precios para la mayoría de las exportaciones.

En el azúcar entre 1998 y 1999, se registró una pérdida estimada en 265 millones de dólares en los ingresos por exportaciones. Efectos igualmente nocivos ha tenido el incremento del precio de los combustibles. El precio promedio de un barril de petróleo pasó de 9,91 USD en diciembre de 1998 a 24,69 en noviembre de este año, para un incremento de 2,5 veces

Inversiones

Se estima que las inversiones crezcan un 9,4 %. Entre ellas se destacan:

Producción

La producción industrial crece un 6 %. De ello, la rama azucarera aumenta un 21,2 % y la industria no azucarera un 5,5 %. De las 21 ramas no azucareras, 16 de ellas muestran crecimientos.

Entre las producciones más significativas con crecimientos, además de las ya mencionadas de extracción de petróleo crudo y gas, están la producción de azúcar (17,2 %); ventiladores (22,9 %); cerveza (20,4 %) y ropa exterior (14,7 %). También hay crecimientos importantes en aceite vegetal refinado, yogur de soya, pintura, sacos multicapas, ropa interior y cocinas.

El sector agropecuario muestra un crecimiento del 15,1 %. La agricultura cañera se estima crezca un 11,8 % y la no cañera un 18,2 %.

Entre las producciones más significativas que crecen se encuentran las viandas, 13,4 %; hortalizas, 56,3 %; frijoles, 29,2 %; frutales, 64,7 %; huevos, 17,9 % y carne porcina en pie, 10,7 %.

Presentan afectaciones asociadas a factores climáticos negativos, la leche, cuya producción decrece un 7,0 %, y el arroz, que muestra un crecimiento por debajo de las expectativas.

El turismo presenta una evolución favorable. El número de visitantes según estimados, debe situarse en torno a un 1650 mil, para un crecimiento del 16,5 %; y los ingresos brutos deben crecer alrededor del 11 %. También se estima un incremento en el ingreso medio por turista/día del 2,6 %.

Comercio exterior

Las exportaciones presentan una caída del 0,2 %, en tanto que las importaciones crecen un 0,4 %. Estas cifras reflejan, ante todo, un deterioro en la relación de términos del intercambio, que se calcula en una reducción del 18,3 % en comparación con 1998. Ello se debe fundamentalmente a la caída de los precios del azúcar y al incremento del precio de los combustibles, ya señalados.

En el proceso de sustitución de importaciones se aprecian avances en los energéticos, con el uso creciente del crudo nacional en sustitución del fuel importado. También hay un discreto incremento de la presencia de productos cubanos en los abastecimientos al turismo, que llegan a una proporción del 51 %; en tanto que en las tiendas que venden en divisas esta proporción es del 47 %. En ambos casos las cifras son superiores a 1998.

Empleo, ingresos y consumo

La política de empleo ha brindado un tratamiento especial a las provincias orientales, donde hasta septiembre de 1999 se habían creado 87 mil nuevos empleos. Por su parte, el índice de desempleo se estima en un 6,0 %, cifra inferior a la de 1998.

Los ingresos de los trabajadores se incrementan durante 1999. El salario medio se elevó de 211 pesos en 1998, a 223 pesos en 1999, para un incremento del 5,7 %. En ello influyó el aumento de salarios a aproximadamente el 60 % de los trabajadores de la esfera presupuestada, lo que significó gastos adicionales por más de 600 millones de pesos.

El total de trabajadores que cobran por sistemas asociados a los resultados finales en la producción y los servicios alcanza unos 781 mil.

Los sistemas de incentivos en divisas continuaron extendiéndose, y ya cubren en 1999 un 1 080 mil trabajadores, cifra casi un 6 % superior a la del año precedente. Estos trabajadores recibieron primas por un valor de 52,3 millones de dólares para un 18,9 % de crecimiento. Adicionalmente, por la vía de alimentos, vestuario y otras bonificaciones en especie se entregaron 146,5 millones de dólares este año, para un incremento del 13,7 %.

La liquidez en manos de la población, medida en moneda nacional, se estima al cierre de 1999 en 9 781 millones de pesos, de ellos 4 446 en efectivo y 5 335 en cuentas de ahorro. Esta cifra compara favorablemente con los 9710 millones de pesos con que cerró 1998, al representar sólo un 0,7 % de incremento.

Confirma la estabilidad monetaria, el hecho de que no se registra en los estimados un aumento en el índice de precios al consumidor. Por otro lado, se mantiene el valor del peso cubano al no registrarse una variación en la tasa de cambio no oficial, de 20 pesos por USD, a lo largo de todo el año en Ciudad de La Habana; y mantenerse un valor promedio aproximadamente similar de 21,1 para todo el país, entre 1998 y 1999.

Según encuestas realizadas, el nivel de tenencia de divisas en la población se eleva en 1999 al 62,0 %, frente a 56,3 % en 1998.

El consumo de la población muestra mejoras en 1999, si bien los niveles alcanzados aun no resuelven algunas carencias. El consumo energético alimentario por habitante aumenta un 4,5 %, y crece un 5,5 % el consumo proteico, con lo cual se alcanzan niveles de 2369 kilocalorías y 59,4 gramos de proteína diaria, respectivamente.

Las ventas en la alimentación pública se incrementan un 18,2 %, y las de los mercados agropecuarios —donde se comercializan los excedentes de producción agrícola a precios de oferta y demanda—crecen un 35 %. También se mantiene un alto nivel de venta en los mercados de artículos industriales y artesanías.

El consumo normado, a bajos precios, refleja un discreto incremento que se estima en un 6,5 %, el cual se concretó fundamentalmente durante el segundo semestre del año. Mejoró la entrega de productos que tuvieron afectaciones en 1998, tales como el huevo. Se mantuvieron las entregas suplementarias de alimentos a las zonas del país que sufrieron más fuertemente las afectaciones climáticas del pasado año; las cuales serán en parte continuadas hasta agosto del 2000, en el caso de las provincias orientales. Presentan incumplimientos hasta noviembre las entregas normadas de yogur de soya, pastas alimenticias, compota, jabón y artículos de canastilla.

Se presentaron atrasos en la distribución normada de pescado y algunos otros productos.

En lo relativo al combustible doméstico, el suministro de keroseno presenta una pequeña mejoría con relación a 1998, aunque los niveles de entrega siguen siendo bajos. Se avanza en el proceso de sustitución del consumo de keroseno por gas licuado en la Ciudad de La Habana, a razón de 50 mil núcleos anuales, y en Santiago de Cuba, a un ritmo de 21 mil por año.

Se estima que las ventas a cubanos de las tiendas que venden en divisas aumenten más del 9 %.

En el mejoramiento de la calidad de la vida durante 1999 también está presente la reducción de un 25 % de los días con cortes de electricidad; la instalación de unos 40 mil nuevos servicios telefónicos; el inicio de la modernización y ampliación de las transmisiones de radio y televisión; y el aumento de la tirada de la prensa y la ampliación de las publicaciones periódicas juveniles.

La economía incrementó su respaldo a los programas de salud pública y a la educación, y se mejoró la estabilidad en el suministro de medicamentos.

Medidas para el mejoramiento de la gestión económica

Durante 1999 se continuó avanzando en medidas de ordenamiento económico y mejoramiento de la gestión estatal. Se está implementando un cambio en el modelo de gestión económica de las empresas estatales, el cual otorga mayores facultades de decisión a ese nivel. Este proceso se está abordando con un máximo de rigor, para lo cual se exige que las empresas establezcan las condiciones de organización y de control económico indispensables, antes de efectuar el tránsito al nuevo sistema de gestión.

Se han autorizado 891 entidades a incorporarse a este proceso de perfeccionamiento empresarial, de las cuales se les ha aprobado el diagnóstico a 117; tienen la calidad de su contabilidad certificada, 195; y sólo 5 funcionan plenamente bajo el nuevo sistema.

Hasta septiembre se registra una reducción de empresas que en el país presentan pérdidas, las cuales constituyen sólo el 26 % del total; con una marcada tendencia a decrecer.

Se ha fortalecido el control interno y la contabilidad. En octubre de 1999 se realizó una comprobación de los sistemas de control interno a un grupo mayoritario de entidades. Esta comprobación arrojó que un 14 % de ellas presentaba problemas; y se han establecido programas de trabajo para su erradicación.

El sistema bancario nacional amplió su capacidad de otorgar créditos en divisas a corto plazo al sistema empresarial. Asimismo, se introdujeron los depósitos a plazo fijo y los certificados de depósito para estimular el ahorro en moneda nacional.

También se adoptaron un conjunto de decisiones para incrementar los precios de acopio de productos agrícolas que sustituyen importaciones, con resultados favorables.

En general, se aprecia que en 1999 el país registra una evolución positiva a pesar de mantenerse e incluso incrementarse las tensiones financieras externas, junto a las agresiones económicas de Estados Unidos contra Cuba.

Comparaciones internacionales

El crecimiento alcanzado en la economía cubana en los últimos cinco años constituye la mejor demostración de que existe una alternativa real al modelo de capitalismo neoliberal, que en los últimos años se ha presentado ante los ojos del mundo como la única alternativa posible, especialmente para América Latina; frente al supuesto fracaso de la Revolución Cubana. Una alternativa que sitúa los valores humanos por encima del egoísmo material, y los valores solidarios por encima de la arbitraria distribución de la riqueza que impone el mercado.

Debe tenerse además presente que en América Latina y el Caribe ningún país está sometido a una guerra económica por Estados Unidos como lo está Cuba, y que se han mantenido los elevados logros en el terreno social, a pesar de las dificultades.

Una comparación de Cuba con la región de América Latina evidencia los siguientes resultados: