Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera

Ministro

Contactos

Rodrigo Malmierca Díaz

Dirección postal: Infanta No. 16, Plaza de la Revolución.La Habana.Cuba.
Teléfonos: (537) 838 0393, 838 0423
Fax: (537) 838 0516
Correo electrónico: belsis.llorente@mincex.cu

 

 

Enlace al Sitio Oficial
http://www.mincex.cu
Funciones

El Ministerio del Comercio Exterior, de acuerdo con lo establecido en el Acuerdo Nº 2821 adoptado por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, tiene los deberes, atribuciones y funciones siguientes:

Orientar, controlar y supervisar las actividades de comercio exterior del país y la de las entidades que están autorizadas a realizarlas;

Promover y crear las condiciones para el desarrollo del comercio exterior con todos los países que acepten tener relaciones comerciales con Cuba y estimular las transacciones comerciales, entre las empresas y asociaciones comerciales cubanas, con las de otros países;

Elaborar y proponer las directivas, llevar a cabo las negociaciones comerciales con otros países y suscribir los convenios y documentos que se acordaren con los mismos, conforme a lo que en cada caso instruya el Gobierno;

Estudiar y promover las iniciativas y modalidades comerciales que propicien el incremento y diversificación de las exportaciones, una mayor racionalidad de las importaciones y la integración de la economía cubana al comercio mundial;

Elaborar y proponer al Gobierno las directivas y los instrumentos de política comercial del país, orientando y supervisando su cabal cumplimiento;

Participar en la elaboración de los planes de comercio exterior complementando y, en su caso, dictando las normas y procedimientos a que han de ajustarse las entidades autorizadas a realizar exportaciones e importaciones, todo ello en base a las indicaciones que al efecto dicte el organismo competente;

Dictar las normas por las que deben realizarse las operaciones de comercio internacional bajo modalidades especiales; supervisar su ejecución y evaluar su resultado final;

Disponer, previa autorización del órgano competente, la creación, fusión, modificación y extinción de empresas de comercio exterior, con personalidad jurídica independiente y patrimonio propio;

Conceder facultades para realizar operaciones de exportación e importación, previa autorización del Gobierno cuando ello resulte procedente, determinando en cada caso, la nomenclatura de mercancías que serán objeto de tales operaciones, así como modificarlas o cancelarlas. Autorizar y controlar, a través del mecanismo de las autorizaciones eventuales, la exportación e importación de mercancías no incluidas en las mencionadas nomenclaturas;

Disponer, en el ámbito de la competencia del comercio exterior, previa la correspondiente autorización, las propuestas de constitución de empresas u otras entidades comercializadoras en el exterior, así como realizar inspecciones y supervisiones a las mismas;

Proponer al Ministerio de Relaciones Exteriores la creación y cierre de las Oficinas y Representaciones Comerciales de la República de Cuba en el extranjero, y dirigir, controlar y supervisar su trabajo y funcionamiento;

Autorizar el establecimiento y registro, en el territorio nacional, de oficinas, representaciones o sucursales de empresas o sociedades extranjeras, asociadas a las actividades de comercio exterior, así como la supervisión de sus actividades en este ámbito;

Participar conjuntamente con el organismo competente, en lo que corresponde al comercio exterior, en la promoción para la creación de asociaciones económicas u otras formas de participación de la inversión extranjera en Cuba y en el análisis y evaluación de las propuestas y el resultado de su gestión;

Dictar las normas y procedimientos requeridos para la planificación de los precios externos de las exportaciones e importaciones, en el marco de la elaboración de los planes de comercio exterior, y realizar el análisis de la gestión de los mismos;

Controlar la ejecución de los planes de exportación e importación, así como de ingresos en divisas por las exportaciones del país y los pagos derivados de las importaciones. Evaluar la efectividad económica de las operaciones de comercio exterior y proponer al organismo competente y al Gobierno, las decisiones que procedan para conformar, de la manera más eficaz, el intercambio comercial de Cuba con el exterior;

Participar, de conjunto con el organismo competente, en la elaboración e instrumentación de la política arancelaria nacional. Atender las negociaciones arancelarias bilaterales y multilaterales que desarrolla el país, en el contexto de la política de viabilizar el acceso de las exportaciones a los mercados extranjeros y propiciar la integración económica del país con la región Latinoamericana y del Caribe;

Establecer la política sobre las condiciones de contratación de las mercancías de exportación e importación, en su relación con la transportación internacional, así como el aseguramiento de las cargas, las reclamaciones y las supervisiones;

Orientar, controlar y supervisar la aplicación del Sistema de Información Estadística Nacional en las operaciones de comercio exterior, en las entidades autorizadas a realizar esta actividad;

Aprobar, a propuesta de la Cámara de Comercio de la República de Cuba, el Plan Anual de Ferias y Exposiciones, en las que Cuba participa. Promover y fomentar, conjuntamente con la Cámara de Comercio de la República de Cuba, la participación de las entidades autorizadas a realizar comercio exterior;

Proponer la política y los trabajos relativos a la participación de Cuba en los organismos y organizaciones económicas internacionales y en las agrupaciones regionales de integración, vinculadas al comercio exterior, así como ponerla en práctica una vez aprobada;

Administrar y fiscalizar la aplicación y el uso de los sellos de garantía nacional creados por la legislación para proteger la calidad y origen de los productos cubanos;

Definir y normar, en coordinación con los organismos interesados, las actividades de licitación comercial internacional que se efectúen en Cuba;

Analizar y evaluar las implicaciones comerciales y financieras de las operaciones de crédito en el comercio exterior, aprobando en primera instancia las mismas y elevando al Gobierno todas las que por su envergadura y alcance así lo requieran.