VII. CODIFICADORES Y CLASIFICADORES UTILIZADOS

La utilización de clasificadores y codificadores constituyó una etapa imprescindible en la fase de revisión–codificación–verificación de los cuestionarios censales, antes de que fueran digitados. Luego de dos décadas sin realizar censos, hubo que rediseñar en profundidad la mayoría de ellos, por lo que se decidió utilizar clasificadores y codificadores internacionales, aprobados por agencias de Naciones Unidas, y adaptarlos a las condiciones del país.

 

Para el ensayo censal que se realizó en el año 2001 se elaboraron las primeras versiones. Los elementos obtenidos durante esta experiencia sirvieron para perfeccionar los instrumentos que en definitiva se utilizaron en el Censo. En todo momento, estos trabajos se realizaron con el concurso de diversas instituciones.

 

A continuación se mencionan los principales clasificadores y codificadores utilizados y en la segunda columna se muestra de qué clasificadores internacionales se derivaron.

 

Secciones del Nomenclador de Actividades Económicas

Clasificador Industrial Internacional Uniforme, CIIU, Rev. 3, de Naciones Unidas.

Clasificador de Ocupaciones

Clasificador Internacional Uniforme de Ocupaciones, CIUO-88, de la OIT

Clasificador de Educación

Clasificador Internacional Normalizado de la Educación, CINE 1997, de la UNESCO

Clasificador de Países

Código uniforme de país o de zona, para uso estadístico, de Naciones Unidas.

 

En los tres primeros casos se debió realizar un complejo trabajo de adaptación del clasificador internacional adecuándolo a las características socioeconómicas del país. Se trató de respetar en todo lo posible la estructura, con vistas a realizar correlaciones futuras para facilitar las comparaciones internacionales. No obstante, en determinados casos fue necesario hacer cambios importantes, como en el Clasificador de Ocupaciones, a fin de eliminar aperturas innecesarias en el país cuya presencia en el documento pudiera conducir a errores. Para el Clasificador de Países prácticamente no fue necesario introducir cambios respecto al propuesto por Naciones Unidas. De todas formas, las modificaciones fueron recogidas al final del documento con el objetivo de que sirvieran para trabajos futuros de comparación.

 

Además, se utilizó la codificación de la división político-administrativa vigente en el país desde 1976 y se elaboró un correlacionador de asentamientos poblacionales que permitió ubicar zonas con denominaciones antiguas, dentro de la división político-administrativa vigente.

 

En la elaboración de estos instrumentos, se buscaron las presentaciones más simples posibles, que ayudaron al trabajo del personal encargado de la revisión-codificación. Donde procedía, se incluyeron índices alfabéticos, como el caso del Clasificador de Ocupaciones, donde se relacionaron más de seis mil ocupaciones vigentes en el país, lo que ayudó a su ubicación. Estos índices alfabéticos fueron muy bien acogidos por el personal de codificación, quienes los consideraron de gran utilidad.

 

Todo el personal de revisión-codificación fue previamente seminariado. Sin embargo, el trabajo de revisión-codificación se efectuó descentralizadamente en las 14 provincias del país, y en el municipio especial Isla de la Juventud, lo cual resultó muy positivo desde el punto de vista del conocimiento del personal acerca de las características de la zona, así como por la operatividad del trabajo. Sin embargo, esto implicaba algunos riesgos en cuanto a posibles desviaciones de unos territorios respecto a otros debido a interpretaciones metodológicas diversas. A fin de minimizar esta posible afectación, se realizaron visitas metodológicas de control, por especialistas del nivel nacional, quienes en varias oportunidades efectuaron controles del trabajo de codificación y aclaraciones metodológicas en los Departamentos Provinciales del Censo. Ello también permitió que cuando se detectaba un problema en un territorio, se pudieran tomar medidas oportunas en los restantes. También se estableció un centro de consultas telefónicas y vía correo electrónico para las dudas que surgieran en los diferentes lugares de codificación. Como resultado de todas estas medidas, en las últimas visitas realizadas, apenas se detectaron errores.

 

En general el proceso de revisión–codificación–verificación fue satisfactorio en todo el país y las etapas previstas se cumplimentaron, lo que permitió asegurar una buena calidad de la información previa a su entrada a digitación.

 

Breve reseña de los clasificadores y codificadores utilizados:

 

Ø      Clasificador de Ocupaciones (CO), fue diseñado a partir de la última revisión de la Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones que fuera adoptada en noviembre de 1987 por la decimocuarta Conferencia Internacional de Estadísticos de Trabajo, convocada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Dicho clasificador, denominado en su forma abreviada CIUO-1988, fue adecuado a las características del país.

 

En este clasificador se ordenaron de forma sistemática las ocupaciones del total de la población activa. Su estructura presenta diez grandes grupos coincidentes en lo fundamental con los correspondientes de la CIUO. Por razones de simplificación de la denominación de los grandes grupos 7 y 8, estos se han invertido en su presentación, pero mantienen invariables sus códigos a fin de facilitar la correlación.

 

Ø      Clasificador de Educación (CE), fue diseñado a partir de la revisión de la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE 1997), aprobada en el marco de la Conferencia Internacional de Educación y la Conferencia General de la UNESCO. Dicho clasificador fue adecuado a las características del país.

 

El CINE tiene como objetivo servir de instrumento adecuado para la recopilación y presentación de datos estadísticos comparables de educación, tanto dentro del país como a nivel internacional. El CINE abarca todas las posibilidades organizadas y continuadas de aprendizaje que se brindan a niños, jóvenes y adultos, incluidos quienes tienen necesidades especiales de educación, independientemente de la institución o entidad que las imparta o de la forma de hacerlo.

 

Ø      Codificador de la División Político-Administrativa (DPA), se editó originalmente en septiembre de 1976 por la extinta Comisión Nacional de Implantación del Sistema de Dirección y Planificación de la Economía; desde entonces se han realizado varias reimpresiones donde el único cambio ha sido el nombre del municipio especial Isla de la Juventud, anteriormente denominado Isla de Pinos.

 

 

Para la codificación de las unidades político–administrativas en que se divide el territorio nacional, se ha utilizado una clave compuesta por cuatro dígitos numéricos, los dos primeros identifican la provincia y los dos últimos los municipios dentro de cada provincia. La clave numérica se ha determinado de oeste a este y de norte a sur.

 

Ø      Clasificador de Países (CP), fue diseñado a partir del publicado por la División de Estadísticas de la Secretaría de Naciones Unidas de acuerdo con la versión de Internet (http://www.un.org/Depts/unsd/methods/m49regin.htm) del sitio Web de Naciones Unidas y que aparece con fecha de actualización 13 de febrero de 2002. La publicación, en su versión en inglés, se denomina Countries or Areas, Codes and Abbreviationns. Las denominaciones al español de los países fueron tomadas –en lo que no sufrió cambios– de la traducción al español de la tercera revisión de la publicación United Nations Standard Country Codes (en español: Códigos uniformes de país o de zona para uso estadístico), preparada por la propia División y actualizada hasta marzo de 1996.

 

Ø      Correlacionador de asentamientos, elaborado en la Dirección Nacional del Censo, su objetivo fundamental fue eliminar errores al identificar los nombres de algunos asentamientos humanos existentes y correlacionarlos con el código de la división político-administrativa. El documento se dividió en dos partes: la parte I, o corte nacional y la parte II o corte territorial (provincias y el municipio especial Isla de la Juventud). El primero se utilizó para aquellos casos en que no se conocía la provincia a la que pertenecía el lugar declarado, mientras que el segundo para aquellos en que sí se tenía ese dato; con ello se facilitó la búsqueda y la localización dentro del territorio específico.

 

Ø      Secciones del Nomenclador de Actividades Económicas (NAE), es un nuevo clasificador de actividades económicas elaborado por la Oficina Nacional de Estadísticas en el marco de los trabajos para la aplicación del Sistema de Cuentas Nacionales de Cuba (SNC-C). Se basa en la Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU), revisión 3, aprobada en 1989 por el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, cuya estructura se compone de tres niveles: sección, división y clase. Para los trabajos del Censo se tomó la sección, la que se codificó del 01 al 18 y no por letras, como hace el NAE.