Principal | Contactos | Autores
Primeras décadas de la república neocolonial
Crisis del sistema neocolonial.
Movimiento revolucionario. 1953-1958.
Período neocolonial 1902 - 1958
 


El 20 de mayo de 1902 se establece la república neocolonial. Su primer presidente, Tomás Estrada Palma, contaba con el visto bueno de las autoridades norteamericanas como posible freno a la ascendencia del liderazgo militar más radical en la vida política del país.

Inicio de la república neocolonial

20 de Mayo de 1902. Instante en que es izada la bandera cubana en el Palacio de Gobierno, al ser inaugurada la República Neocolonial.

Tomás Estrada Palma

Tomás Estrada Palma (1835-1908). Primer presidente de la república neocolonial. Su decisión de reelegirse en 1905 produjo un hondo malestar entre sus adversarios políticos y diversos sectores populares. Ante la inminencia de su derrota, solicitó y obtuvo una nueva intervención militar de los EEUU en Cuba.

Al mismo tiempo, el prestigio de Estrada Palma dentro de los círculos revolucionarios lo convirtió en uno de los candidatos favoritos entre amplios sectores de la población cubana. La desunión existente se acentúa al producirse el fracaso de la candidatura propuesta por Máximo Gómez, en la que Estrada Palma sería Presidente y Bartolomé Masó, quien había sido el último Presidente de la República en Armas, sería Vicepresidente.

 

A este primer gobierno correspondería la difícil, desagradable e ingrata tarea de formalizar los vínculos de dependencia con Estados Unidos. A tal efecto, se firmó un conjunto de tratados que incluían el de Reciprocidad Comercial, que aseguraba a Estados Unidos el control del mercado cubano y consolidaba la estructura monoproductora de la economía cubana, el Tratado Permanente, que daba forma jurídica a las estipulaciones de la Enmienda Platt y el destinado a definir el emplazamiento de las estaciones navales norteamericanas.

La peculiar austeridad del Presidente Estrada Palma le hizo ganarse un prestigio de honestidad mucho más cimentado por la desfachatez de los que le sucedieron en la jefatura del gobierno. En cambio, el anciano presidente no pudo sustraerse a las ambiciones políticas y se hizo reelegir mediante unas elecciones amañadas que inauguraron una invariable tradición en la historia de la República.


El hecho provocó la sublevación del opositor Partido Liberal, desencadenando los acontecimientos que condujeron a una nueva intervención norteamericana. Durante casi tres años, 1906-1909, la Isla se mantuvo bajo la administración estadounidense, período que contribuiría a definir los rasgos del sistema republicano con una curiosa combinación de normación jurídica y corrupción gubernativa.

2ª Intervención Norteamericana
Uno de los campamentos establecidos por las tropas intervencionistas norteamericanas a partir de 1906. Jardines de la Plaza de Armas, frente al antiguo Palacio de los Capitanes Generales. La Habana.

Bajo el imperio de la Enmienda Platt, los partidos políticos constituidos sobre la base del caciquismo y las clientelas -básicamente dos partidos-, el Liberal y el Conservador se disputaron el poder mediante trampas electorales y asonadas insurreccionales.

El botín del triunfador era el tesoro público, fuente de enriquecimiento para una "clase política" que, teniendo en cuenta el creciente control de la economía cubana por los capitales estadounidenses, no encontraba otra esfera donde aplicar más provechosamente su talento. La gestión gubernativa daría así motivos para frecuentes escándalos.


Tales escándalos no escasearon durante el gobierno de José Miguel Gómez (1909-1913), cuyo desempeño quedaría además marcado por la bárbara represión contra el levantamiento de los Independientes de Color, movimiento con el cual muchos negros y mulatos intentaron luchar contra la discriminación racial, aunque sin una clara conciencia de cómo hacerlo.

José M. Gómez

Mayor General José Miguel Gómez(1858-1921).
Ascendio a la presidencia el 28 de enero de 1909, dando por terminada la segunda ocupación militar de EEUU. Su gobierno se caracterizó por el auge de la corrupción política y administrativa y por los crímenes políticos.

Marío García Menocal

El adusto conservadurismo de su sucesor, Marío García Menocal (1913-1920), no fue suficiente para ocultar numerosas corruptelas, favorecidas en este caso por la bonanza económica que propició la Primera Guerra Mundial. Menocal logró reelegirse por los procedimientos que ya eran usuales, lo que provocó una nueva rebelión de los liberales y los consiguientes aprestos intervencionistas de Estados Unidos.

General Marío García Menocal Deop(1866-1941).
Tercer presidente de la república neocolonial, simbolizó el ascenso de la oligarquía neocolonial al poder. Concluyó su función con una gran fortuna personal y en proceso de convertirse en hacendado.

 

anterior subir continuar
 
 
   
   
   
El contenido de estas páginas ha sido elaborado por un colectivo de autores del
Instituto de Historia de Cuba. Palacio Aldama. Amistad No 510 entre Reina y Estrella.
Se ve mejor con resolución de 1024 x 768. Contactos: webmaster@one.gov.cu