CALIXTO GARCIA IÑIGUEZ:

Calixto García Iñiguez

Insigne patriota y uno de los más brillantes estrategas de la historia militar cubana. Participó en las tres guerras libradas por la independencia de Cuba en la segunda mitad del siglo XIX.   En busca de respuesta a las exigencias de las contiendas libertadoras, adquirió de forma autodidacta una sólida y moderna formación militar, caracterizada por el amplio dominio de los avances técnicos y los conocimientos sobre balística de la época.

Incorporado desde sus inicios al movimiento revolucionario iniciado por Céspedes, desempeñó durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878), los cargos de jefe de la Brigada de Holguín y del Departamento Oriental. Se destacó por su dominio del difícil arte de sitiar y tomar poblaciones, y en la planificación y ejecución de las acciones combativas. Armonizó el trabajo conjunto del estado mayor, la dirección del combate desde puestos de mando y la utilización de elementos tales como croquis, mapas y planos. Poseedor de singulares dotes en la conducción de las tropas, prefirió la ofensiva y mantuvo a sus fuerzas en constante adiestramiento de campaña.

Calixto García se opuso al Pacto del Zanjón y trabajó junto a José Martí, Antonio Maceo y otros patriotas en los esfuerzos por reiniciar la lucha cuanto antes, a la cual se incorporó en mayo de 1880. Fracasado aquel intento, se suma nuevamente al reiniciarse la lucha armada en 1895, como jefe del Departamento Oriental, en el que dirigió una de las campañas más importantes de la gesta con el objetivo de activar las operaciones en el territorio.

Al producirse la intervención norteamericana en la guerra, Calixto García se atuvo estrictamente a las indicaciones recibidas del Consejo de Gobierno de la República en Armas, de subordinarse al mando militar extranjero. Conocedor de la capacidad combativa de las fuerzas cubanas y españolas y de las características del teatro de operaciones militares, propuso el plan operacional para derrotar al ejército colonial.

Pese a la decisiva participación de las fuerzas cubanas en los combates que precedieron al desenlace victorioso, el mando estadounidense prohibió la entrada del Ejército Libertador a la ciudad de Santiago de Cuba. Este acto de injusticia y prepotencia fue respondido con dignidad por Calixto García. No obstante, su proverbial optimismo y su voluntad inquebrantable cedieron ante esa afrenta que auguraba males aun mayores.

Solo su vocación revolucionaria y profundas convicciones patrióticas le hicieron cumplir las últimas tareas encomendadas por el Consejo de Gobierno. Así lo sorprendió la muerte en Washington, adonde había viajado al frente de una comisión cumpliendo una encomienda de las máximas autoridades de la República de Cuba en Armas.

En la conmemoración del centenario de su muerte, el General de Ejército Raúl Castro Ruz expresó:

"Calixto García fue un ferviente convencido del valor y la trascendencia del ideal que defendía y de dos de sus más valiosas cualidades: el patriotismo inclaudicable y la voluntad a toda prueba".

 

 

Fundamentos de la defensa nacional | Doctrina Militar | Fuerzas Armadas Revolucionarias | Defensa Civil | Industria MilitarPreparación para la defensa | Interrogantes a la Defensa en Cuba

Ir a página principalPrincipal