EJERCITO LIBERTADOR:

Brazo armado de la Revolución cubana durante las diferentes etapas de la lucha por la independencia contra el colonialismo español iniciada el 10 de Octubre de 1868, hasta su disolución en mayo de 1899, bajo la intervención militar de Estados Unidos.

En la Guerra de los Diez Años (1868-1878) alcanzó, en su momento de mayor auge, la cifra de 8 000 efectivos mal armados, peor alimentados y vestidos, y sin paga. No obstante, le hicieron 80,000 bajas definitivas al Ejército de Operaciones español en Cuba, que llegó a tener 100 000 hombres en una guerra que costó 700 millones de pesos al tesoro de la metrópoli.

Desde el comienzo de la insurrección y una vez instauradas las instituciones de Gobierno de la República de Cuba en Armas, hubo cierto consenso acerca de la necesidad de contar con un ejército disciplinado y con un mando centralizado. Sin embargo,  el regionalismo predominante en la sociedad cubana de entonces, unido a diversos factores de carácter político, económico y social, fundamentalmente las contradicciones del sector radical de la clase terrateniente que dirigió la guerra hasta la etapa final, impidieron que este propósito se convirtiera en realidad.

Esas fueron las causas fundamentales que condujeron al trágico desenlace de aquella contienda con la capitulación del Pacto del Zanjón, después que los revolucionarios habían combatido heroicamente durante una década. La causa revolucionaria pudo ser salvada para futuros empeños gracias a la viril Protesta de Baraguá, protagonizada por el mayor general Antonio Maceo.

Cuando de nuevo los cubanos se levantaron en armas en 1895, la lucha se había preparado políticamente durante varias años bajo la guía de José Martí. La lección del 68 fue aprendida por los patriotas. El Ejército Libertador contó con un mando firme y con amplia independencia para conducir la guerra. El mayor general Máximo Gómez asumió el cargo de General en Jefe desde el comienzo de las hostilidades y permaneció ocupándolo hasta el final de la contienda.

Después de concluida la campaña de Invasión a Occidente en 1896, las fuerzas del Ejército Libertador quedaron organizadas en 6 cuerpos de ejército con 14 divisiones, 34 brigadas y 84 regimientos, de los cuales 34 eran de caballería y 50 de infantería y otras fuerzas. Esta estructura respondía a la distribución territorial más que a la cifra de efectivos, que alcanzó al final de la guerra alrededor de los 50 mil hombres, de ellos solo 25 mil armados.

Casi sin recursos este ejército combatió, mediante métodos combinados de lucha con predominio de la irregular, contra el ejército más numeroso que potencia europea alguna enviara a América (250 000 efectivos), le ocasionó 71 000 bajas y dejó exhausta a la metrópoli, sin dinero, hombres ni energía para continuar la guerra. Para 1898 las tropas españolas solo conservaban el dominio de las ciudades, mientras las fuerzas revolucionarias eran dueñas de los campos y las comunicaciones interiores.

Es entonces cuando se produce de manera oportunista la intervención militar estadounidense. España fue derrotada en suelo cubano gracias a la activa participación de las fuerzas del Ejército Libertador a las órdenes del mayor general Calixto García.

El primero de enero de 1899 se arrió la bandera española y se izó la norteamericana; Cuba se transformó de colonia española en semicolonia de Estados Unidos. La anexión no fue posible por la enérgica resolución de los patriotas cubanos. No obstante, se impuso un gobierno interventor militar que se mantuvo hasta el 20 de mayo de 1902, fecha en que se fundó la nueva república de los cubanos, solo que mediatizada por los designios de los Estados Unidos de América.

 

Fundamentos de la defensa nacional | Doctrina Militar | Fuerzas Armadas Revolucionarias | Defensa Civil | Industria MilitarPreparación para la defensa | Interrogantes a la Defensa en Cuba

Ir a página principalPrincipal