Doctrina Militar | Fuerzas Armadas Revolucionarias | Defensa Civil | Industria MilitarPreparación para la defensa | Interrogantes a la Defensa en Cuba

Ir a página principalPrincipal

 

Todo el esfuerzo militar se dedica estrictamente a la defensa del territorio del país. El carácter defensivo de las acciones y la resistencia popular generalizada como vía de enfrentar una agresión militar extranjera, son el núcleo de la concepción de la Guerra de Todo el Pueblo. La Constitución de la República de Cuba establece que la defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano.

Lo invitamos a conocer más acerca de la defensa nacional de Cuba mediante los siguientes tópicos:

  Reseña Histórica

  Héroes y Figuras Militares

  Pensamiento Militar de Fidel y Raúl Castro

 

RESEÑA HISTORICA:

Retornar

El arte militar cubano, nacido en las luchas contra el colonialismo español por la independencia nacional durante el siglo XIX, y  desarrollado en correspondencia con las nuevas condiciones  durante la Guerra de Liberación Nacional (1956-1958),  ha sido aplicado de manera creadora por los jefes militares que durante más de cien años han luchado contra la injusticia frente a fuerzas enemigas muy superiores en número y armamento.

Tanto el Ejército Libertador el pasado siglo como el Ejército Rebelde en la guerra de liberación desarrollada desde el 2 de diciembre de 1956 hasta el 1 de enero de 1959, adaptaron sus métodos de lucha a la topografía del terreno y aprovecharon hábilmente las condiciones climáticas.

El hostigamiento constante, las emboscadas y la sorpresa fueron formas de la lucha armada popular puestas en práctica para lograr, en el orden estratégico, el desgaste y desconcierto del enemigo.

Arrebatar las armas al adversario mediante acciones sorpresivas, constituyó la más importante fuente de abastecimiento de material de guerra en ambos períodos de lucha armada.

El apoyo de la población fue decisivo para el aseguramiento logístico y la permanente información sobre los movimientos y propósitos de las fuerzas enemigas. La decisión de lucha de los cubanos quedó demostrada tras el sabotaje al buque La Coubre en marzo de 1960, cuando en el entierro de las víctimas de ese criminal acto terrorista, se pronunció por vez primera la consigna de Patria o Muerte.

La victoria sobre la invasión mercenaria por Playa Girón (Bahía de Cochinos) en abril de 1961, la decisión y efectividad demostrada durante la Crisis de Octubre en 1962, la derrota de los numerosos alzamientos contrarrevolucionarios y el enfrentamiento efectivo a las acciones piratas en la década de los sesenta y el cumplimiento de las misiones internacionalistas en apoyo a pueblos agredidos por fuerzas militares extranjeras, demostraron la validez de los principales postulados del arte militar cubano contemporáneo.

El pensamiento de los legítimos líderes militares y políticos de la nación cubana durante cerca de 150 años ha seguido fielmente el axioma de que solo con la fuerza del pueblo se pueden librar y ganar las batallas a favor de una causa justa; pero para vencer, toda la población necesita prepararse, instruirse y entrenarse en aras de combatir eficientemente.

 

 

 

 

HEROES Y FIGURAS MILITARES:

Retornar

Síntesis biográficas de algunas importantes figuras militares de las gestas por la independencia y la liberación nacional.

Nos satisface ayudarle a conocer más acerca de los héroes y figuras militares a lo largo de la historia de Cuba.

 

  Máximo Gómez Báez  (1836-1905) Antonio Maceo Grajales (1845-1896)
Mayor General del Ejército Libertador de Cuba Mayor General del Ejército Libertador de Cuba
Carlos Manuel de Céspedes Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874) Ignacio Agramonte Loynaz Ignacio Agramonte Loynaz (1841-1873)
Primer Presidente de la República de Cuba en Armas Mayor General del Ejército Libertador de Cuba
Calixto García Iñiguez Calixto García Iñiguez (1839-1898)
Mayor General del Ejército Libertador de Cuba
Ernesto "Che" Guevara de la Serna (1928-1967) Camilo Cienfuegos Gorriarán (1932-1959)
Comandante del Ejército Rebelde Comandante del Ejército Rebelde

 

PENSAMIENTO MILITAR DE FIDEL Y RAUL CASTRO:

Retornar

 

Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz

Armas y razón

"Las guerras las ganan no los que tienen más armas y más soldados, sino los que tienen la razón".

24 de octubre de 1958

Identificar al militar con el pueblo

"La tiranía mantenía aislados a los militares y al civil. Un civil desarmado, sin técnica y sin conocimiento militar de ninguna índole, estaba a merced de cualquier pandilla que se apoderara de los mandos. El militar, pues, suele obedecer las órdenes y hay que identificar al militar con el pueblo; se acabaron las diferencias, es lo único que va a traer un espíritu de paz y no el desprecio de unos para otros."

3 de enero de 1959.

Pueblo, moral, dignidad e idealismo deciden una guerra

"Nosotros sabemos que tenemos con qué pelear aquí: ¡Tenemos pueblo para pelear, que es lo que decide una gran guerra! ¡Tenemos moral para pelear, que es lo que decide una guerra y tenemos dignidad e idealismo para pelear, que es lo que decide la guerra!"

2 de julio de 1959.

No pensar en el número de enemigos

"El combatiente revolucionario nunca debe pensar en el número, el combatiente revolucionario debe combatir al enemigo aunque lo duplique o lo triplique, o sea 30 veces mayor. Porque los primeros soldados de este ejército revolucionario fueron un día menos de 15 hombres armados, y por cada uno de ellos ¡por cada uno de ellos! la dictadura tenía cuatro mil soldados. Porque el número no importa en absoluto, lo que importa es la calidad."

30 de julio de 1959.

Ejército del pueblo

"Sabemos lo que quiere la reacción, que no armemos a los campesinos, que no entrenemos al pueblo, que tengamos un ejército que se nos vaya corrompiendo poco a poco, poder contar con un ejército profesional para cuando puedan confundir a un oficial o algunos oficiales, tener la república como antes a merced de un grupo de hombres armados frente a un pueblo desarmado. Siempre hemos querido un verdadero ejército del pueblo y junto al pueblo".

14 de diciembre de 1959.

No agrediremos a otro país

"Nos defenderemos en nuestro territorio de cualquier agresión, pero nosotros no agrediremos el territorio de otro país, no atacaremos el territorio de otro país, nos defenderemos con lo que tengamos, con las armas de que dispongamos. ¡Defenderemos nuestra tierra!"

13 de enero de 1961.

Un pueblo que lucha no puede ser derrotado

"Lo que determina que nuestro enemigo no tenga una victoria sobre nosotros, es la decisión nuestra de nunca rendirnos, y un pueblo que lucha no puede ser derrotado, porque un pueblo que resiste no puede ser derrotado".

30 de diciembre de 1962.

Unas fuerzas armadas integradas por el pueblo

"¿Cuál fue el hecho básico e indispensable para el desarrollo de la Revolución? La desintegración de la casta militar, de un ejército de casta al servicio de la explotación y del privilegio, y su sustitución por unas fuerzas armadas integradas por el pueblo e indisolublemente unidas al pueblo".

19 de abril de 1963.

Este pueblo jamás puede ser vencido

"Nosotros conocemos a este pueblo, las fuerzas morales y revolucionarias que lo inspiran, y nosotros sabemos que este pueblo podrá ser invadido, ocupado incluso, pero jamás vencido, jamás derrotado."

1 de mayo de 1964.

La guerra empieza con la ocupación del país

"La guerra empieza, se puede decir, cuando el enemigo haya ocupado todo el país, es cuando empieza la verdadera guerra, la terrible guerra para ellos".

4 de julio de 1964.

Un pueblo no puede depender de hombres

"Debemos estar preparados no solo para librar combates frontales, sino para la lucha clandestina y combates irregulares. Imagínense que los imperialistas nos invadan y por la fuerza del número y a un precio muy alto lograran ocupar el territorio ¿Terminaría ahí la lucha? ¡No!, terminará una fase de la lucha y empezará otra, en las ciudades, en los campos y en todas partes ¿Cuándo terminará esa lucha? ¡Nunca! ¿Quién la dirigirá? ¡El Partido! será la única forma insustituible, porque los hombres caen, los hombres mueren en la lucha y nunca ningún pueblo combatiente debe depender de hombres, sino de instituciones, de organizaciones".

5 de octubre de 1964

¡Seamos soldados!

"Si la realidad de estar tan cerca de tan poderoso y tan criminal vecino nos ha obligado a ser todos soldados ¡Seamos soldados, igual que debemos ser trabajadores y estudiantes!".

19 de abril de 1968.

Técnica, preparación, conciencia y coraje

"Nunca como hoy nuestro pueblo se sintió tan seguro y tan defendido, puesto que es un pueblo capaz y preparado para defenderse a sí mismo. En la guerra es necesaria la técnica, es necesaria la preparación y son necesarios sobre todo la conciencia y el coraje de los combatientes".

22 de noviembre de 1974.

El valor depende de la motivación del hombre

"No hay hombres cobardes ni hombres valientes, no hay pueblos cobardes o pueblos valientes, no hay soldados cobardes o soldados valientes. El valor depende de la motivación que el hombre tiene, que el soldado tiene. Cuando el soldado defiende su patria, cuando defiende una causa justa, es muy valiente. Cuando el soldado se ve obligado a defender una mala causa, a cometer un crimen o acto de agresión, a la larga se desmoraliza, no es valiente".

27 de marzo de 1977.

Milicias de Tropas Territoriales

"Concebimos las Milicias de Tropas Territoriales como una fuerza más, constituida de forma voluntaria y selectiva, integrada por hombres y mujeres, obreros y campesinos, estudiantes, por todo el que sea capaz de combatir y no esté encuadrado en la reserva de las Tropas Regulares o en la Defensa Civil. Con la constitución de esta fuerza, se cumple el principio de que la defensa de la patria es un derecho y un deber de todos los cubanos, hombres y mujeres, principio que ahora logramos concretar de un modo orgánico".

20 de enero de 1981

No queremos guerra

"No queremos guerra, no somos provocadores de conflictos, y no queremos provocar conflictos; pero ¡cuidense de provocarnos!; ¡cuidense de llevarnos a una guerra!; ¡cuidense de llevarnos a un conflicto! Si nos imponen un conflicto, si nos imponen una guerra, verán lo que es un pueblo decidido a todo".

16 de abril de 1981

Defender la paz

"La defensa no solo se desarrolla para enfrentar una agresión, se desarrolla también para evitar una agresión, y no se prueba solo en la guerra, sino en la paz, y preservar la paz es siempre una victoria. De modo que se desarrolla la defensa no solo para la guerra, sino para prevenir la guerra, para evitarla, para defender la paz. Se preservará la paz frente a un enemigo agresivo y pérfido como el imperialismo yanqui en la misma medida en que este sepa que cualquier agresión le puede costar caro".

11 de diciembre de 1982

Zona de Defensa

"La Zona de Defensa será el baluarte inexpugnable donde se materializará la preparación de nuestro pueblo, no solo para combatir heroicamente contra los desembarcos aéreos y navales del enemigo y defender cada palmo de nuestro suelo patrio hasta la última piedra y el último hombre o mujer, sino mucho más, para combatir aun en condiciones de país invadido y ocupado, para lo cual las Zonas de Defensa deberán adoptar una estructura ágil y flexible para que en cualquier circunstancia de la situación puedan continuar la producción y asegurar la subsistencia, aprovechando los recursos y adoptando diferentes métodos de lucha, hasta hacer desistir al enemigo de sus intentos o aniquilarlo totalmente".

1 de enero de 1983.

Nuestra invencible fuerza

"Mezclados sus soldados entre nosotros, de nada valdrían las armas nucleares, las decenas de divisiones, los miles de aviones y de tanques y los cientos de barcos de guerra de que pudiera disponer el imperialismo. Nuestro pueblo, su patriotismo, su espíritu de lucha y su moral de combate, esa es nuestra invencible fuerza, superior a cualquier arma o técnica militar que pueda existir".

26 de julio de 1983.

Producción y defensa

"Producción y defensa son nuestras consignas fundamentales de hoy. Ambas no se contradicen en lo más mínimo y se complementan una a otra. Mientras más combativo es un pueblo, mientras más consciente y dispuesto a luchar por su patria, más trabajará, más se entregará a la obra de la Revolución y el desarrollo del país; mientras más se desarrollen la producción y los servicios, mientras más luchemos por el bienestar, el porvenir y la felicidad de nuestros compañeros, con más decisión y heroísmo nuestro pueblo defenderá la patria y la Revolución".

1 de enero de 1984.

Un país inconquistable

"La defensa de Cuba no puede estar basada en compromisos o acuerdos entre otros países, la defensa de nuestro país es tarea de nuestro pueblo por encima de todo y de la capacidad de nuestro pueblo de defenderse, de luchar hasta el final (...) En el terreno militar el país ha estado amenazado constantemente, sin embargo, nosotros le estamos agradecidos -hablo seriamente. ¿Por qué? Porque nos obligó a hacer dos grandes revoluciones: una en el terreno de la defensa. Durante cuatro años, ante las amenazas de Estados Unidos, nosotros hemos cambiado totalmente nuestras concepciones de la defensa, hemos multiplicado muchas veces nuestra fuerza al extremo de que nos hemos convertido realmente en un país inconquistable, invulnerable, inocupable. Hemos organizado a todo el pueblo como nunca lo habíamos hecho, y hemos desarrollado nuestras ideas en la esfera de la defensa de tal forma que cualquier aventura militar contra Cuba está condenada al fracaso".

30 de enero de 1985.

Condiciones para la resistencia y la lucha

"Hemos preparado al país y hemos hecho nuestros planes, frente a un bloqueo total, o frente a una guerra de desgaste, o frente a una invasión, o, incluso, frente a la ocupación de nuestro territorio. Hemos creado todas las condiciones para mantener la resistencia y la lucha enérgicamente. Entonces, sí sería tremendamente costosa para Estados Unidos y, al final, tendría que retirarse porque necesitaría millones de soldados para mantener ocupado a nuestro país".

20 de marzo de 1985.

Se va a romper los dientes

"Si Estados Unidos invade a Cuba se va a romper los dientes. No es que nosotros vayamos a hundir la escuadra norteamericana y a destruir la aviación norteamericana. Este país se ha organizado de tal manera, se ha unido de tal manera y se ha preparado de tal manera, que si Estados Unidos tratara de invadir a Cuba se va a romper los dientes. Porque va a tener que luchar contra millones de hombres y mujeres, incluso contra los niños va a tener que luchar. Por poderoso que sea no puede hacerlo. Necesitaría millones de soldados."

20 de marzo de 1985.

Preferimos que nos respeten

"Puede haber un loco, cualquier gobierno se puede volver loco, por lo tanto no podemos confiar en la lógica, la lógica indica que no puede hacer eso. Temor no tenemos, porque nos sentimos muy seguros. Tenemos un pueblo organizado y armado, y somos un hueso imposible de tragar. Así que en ese sentido estamos tranquilos. Y vamos a seguir siempre alerta, siempre preparados, y siempre con la suficiente capacidad de resistencia para que nos respeten. Preferimos que nos respeten. No queremos conflictos, al contrario, queremos gente sabia, pacífica, inteligente, que no haga locuras".

24 de febrero de 1988

Guerra de Todo el Pueblo

"La Guerra de Todo el Pueblo significa que, para conquistar nuestro territorio y ocupar nuestro suelo, las fuerzas imperiales tendrían que luchar contra millones de personas y tendrían que pagar con cientos de miles e incluso millones de vidas, el intento de conquistar nuestra tierra, de aplastar nuestra libertad, nuestra independencia y nuestra Revolución, sin alcanzar a conseguirlo jamás".

"Por poderoso que sea el imperio, por sofisticadas que sean sus técnicas y sus armas, no está en condiciones de pagar el precio que significaría semejante aventura. Es posible que no esté dispuesto a pagarlo nunca, ¡pero nosotros sí sabemos el precio que corresponde al sagrado principio de la defensa de nuestra patria y de nuestra Revolución, por alto que sea, estaremos dispuestos a pagarlo siempre!".

"Esto es lo que significa el concepto de Guerra de Todo el Pueblo, esto es lo que significa el principio de que nuestro pueblo no puede cometer jamás el error de bajar la guardia; de esto se deduce la necesidad de seguir invirtiendo sudor y recursos, y de seguir haciendo sacrificios para fortalecer nuestra defensa."

5 de diciembre de 1988.

No provocamos guerras

"Las guerras no deben provocarse, eso en primer lugar; en segundo lugar, la guerras, después que se desatan, hay que hacerlas bien hechas; y en tercer lugar, las guerras no pueden terminar sino con la victoria o la muerte.

"De esto se deduce perfectamente nuestra realidad: en primer lugar, nosotros no provocamos guerras, no lo hemos hecho en más de 30 años de Revolución, es decir, si hay una guerra, no será provocada por nosotros. Si hay una guerra aquí es porque nos la impongan, está claro. En segundo lugar, si nos imponen la guerra nosotros sabremos hacer una guerra bien hecha, eso está claro. En tercer lugar, si nos imponen una guerra, esa guerra no terminará sino con la victoria o la muerte. He dicho principios generales, ahora viene el nuestro particular: ¡Terminará con la victoria, cueste lo que cueste!"

13 de marzo de 1991

Defender la Revolución: el más grande deber internacionalista

"Ahora el internacionalismo está en defender y preservar la Revolución cubana, ese es nuestro más grande deber internacionalista, porque cuando queda una bandera como ésta, que representa ideas tan justas como ésta, defender esta trinchera, este bastión del socialismo, es el más grande servicio que podemos prestarle a la humanidad".

26 de julio de 1991

El ejército, la patria y la Revolución en cada hombre

"En cualquier circunstancia estaremos siempre preparados para la Guerra de Todo el Pueblo y para defender hasta el último rincón de nuestro país mientras haya un revolucionario y un arma con qué defenderla. Cada hombre, cada revolucionario debe decir: yo soy el ejército, yo soy la patria, yo soy la Revolución".

10 de octubre de 1991

No hay grieta posible

"Si no hay guerra, ello obedecerá, fundamentalmente, al espíritu de nuestro pueblo, y al respeto que es capaz de inspirar a su principal enemigo en la medida que sepa que no hay grieta posible y que no hay victoria posible contra nuestro pueblo".

12 de octubre de 1991

Más inteligentes que las armas

"Es imposible liquidar a un pueblo ni siquiera con esas armas inteligentes sofisticadas, porque más inteligentes que las armas siempre serán los hombres, más inteligentes que las armas siempre serán los patriotas, más inteligentes que las armas siempre serán los revolucionarios".

11 de noviembre de 1991

Dispuestos a luchar sin límites

"Han de saber nuestros enemigos que estamos dispuestos a defender nuestras ideas y nuestra causa a cualquier precio, ¡a cualquier precio!, que estamos dispuestos a luchar sin límites. A este país no lo gobierna nadie en cien años; ni hay imperialismo, ni hay reacción que resista cien años de lucha de este pueblo, dispuesto a luchar en cualquier condición, como hemos dicho otras veces, aun bajo la ocupación total del enemigo. ¡Ni se imaginan con qué gente tendrán que enfrentarse!"

9 de diciembre de 1991

La defensa no la descuidamos

"La defensa no la descuidamos ni un instante. Nuestros problemas no son solo de combustible, piezas de repuesto y materias primas, nuestro problema también es ser fuertes y garantizarle al imperialismo un precio impagable si nos ataca, si nos invade; el imperialismo no perdería la menor oportunidad, el menor chance, usaría el menor pretexto para atacarnos si imagina que somos una presa fácil. Pero no hemos dejado un solo minuto de hacer fortificaciones, de preparar el terreno para la defensa, de hacer túneles, de entrenar a la población para la lucha, de organizarla cada vez mejor".

18 de diciembre de 1991

No valen armas inteligentes

"Con nosotros no valen armas inteligentes de esas, porque tendrían que fabricar millones de ellas tan inteligentes que persigan uno por uno a cada hombre y mujer que ande aquí con un fusil o una granada, o una mina. No hay inteligencia que valga, lo inteligente sería que olvidaran eso".

24 de diciembre de 1991

Trincheras de ideas y de piedra

"Lo importante no son los hombres, lo importante son las ideas, al igual en la guerra es muy importante tener armas, son indispensables las armas, en la revolución, en la defensa de la patria, de la Revolución, del socialismo, más importante todavía que las armas son las ideas. No en balde dijo Martí que trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra y nosotros tenemos las dos trincheras, las de ideas y las de piedra".

24 de diciembre de 1991

Con el pueblo es distinto

"Claro, los yanquis tienen más divisiones que nosotros, y si tú tienes 10 divisiones y las llevas allí, vamos a suponer que tú destruyas 10 divisiones y te destruyan 5, que después destruyas otras diez y te destruyan las otras 5, después pueden mandar otras 10 y tú no tienes ninguna división. A partir de un simple cálculo aritmético, se acaba todo.

Con el pueblo no es lo mismo, con la Guerra de Todo el Pueblo es diferente, no se acaba nunca la guerra. En estas condiciones, bueno, se puede acabar una división o dos y quedan el equivalente a decenas y decenas de divisiones. Pueden ocupar todo el país. El día que ocuparan todo el país estarían peor que cuando desembarcaran, porque ese día tendrían que luchar ya con millones de gente, hasta contra los adolescentes, mezclados unos con otros -el momento en que se mezclen con nosotros es cuando peor estarían-; y una división se puede liquidar, pero no se puede liquidar a un pueblo que lucha, eso está demostrado en todas las guerras a lo largo de la historia."

27 de diciembre de 1991

Un peligro mayor que nunca

"El fortalecimiento de la defensa está entre los programas priorizados del período especial. Existe un peligro real mayor que nunca cuando Estados Unidos se siente amo del mundo, dueño del mundo, y está envuelto en una euforia triunfalista con una fe fanática en sus armas sofisticadas y en su capacidad de imponer su voluntad a cualquier pueblo".

30 de mayo de 1992

Crece la fuerza de la defensa

"Invertimos recursos reducidos, como es lógico, en estas circunstancias en la defensa. Ahí también la calidad es una cuestión esencial: la calidad de los conceptos, la calidad de la preparación, la calidad de los medios de protección, la calidad de la conservación de las armas. Nuestras fuerzas armadas han hecho importantísimos cambios, reestructuraciones, reducciones.

Ellos han hecho cuantas reducciones pueden hacerse, y, al mismo tiempo, crece la fuerza de nuestra defensa, crece porque son más conscientes los hombres y mujeres de nuestro pueblo, crece porque son más conscientes y están más decididos los revolucionarios a defender la Revolución".

18 de diciembre de 1992

Genuinamente cubana

"Las ideas básicas que hoy guían al país en materia de defensa fueron las ideas que empezaron a desarrollarse en 1868, cuando se inició nuestra primera guerra de independencia, convirtiéndose a lo largo de la experiencia de muchos años en las ideas que hoy inspiran la doctrina de la Guerra de Todo el Pueblo, que es genuinamente cubana. Aunque a pesar de eso, no hemos desperdiciado ni desaprovechado ninguna experiencia internacional; la de los vietnamitas, por ejemplo, los saharauitas, o cualquier país que haya luchado en el mundo, siempre tiene algo que aportar y algo que enseñar".

7 de noviembre de 1993

Tanques y guerrillas

"Hasta los tanques se pueden usar en una guerra de guerrilla; adaptarse al terreno, adaptarse al enemigo, a sus armas y hacer que todas esas ventajas que tienen se anulen; porque ellos deben saber, y nosotros debemos garantizar, que cualquier invasión a nuestro país significaría para ellos pérdidas muy grandes, impagables. Eso lo tenemos que garantizar, se les haría imposible la victoria en esas condiciones".

21 de diciembre de 1996

Seguir innovando

"Hay que seguir innovando y hay que hacer lo que sea necesario para que esas armas, que son para la Guerra de Todo el Pueblo, se sigan incrementando, se sigan desarrollando; las tropas especiales, con preparación especial para cualquier misión".

21 de diciembre de 1996

Fuerzas Armadas Revolucionarias

"Al hablar de los esfuerzos realizados en estos años, es muy justo hacer una mención especial a las Fuerzas Armadas Revolucionarias, por el aporte que han hecho con su ejemplo y sus actividades en este período especial en el ahorro extraordinario de recursos humanos; en el desarrollo de la capacidad defensiva del país sin suministros de nuevas armas, solo con las que teníamos; en el mantenimiento de la técnica de todo tipo, de modo que millones de armas están perfectamente aptas para el uso; en la preparación del pueblo para la defensa; en el fortalecimiento de la conciencia de nuestros ciudadanos; en los aportes que han hecho en la administración de los recursos, fábricas, empresas agrícolas, etcétera; en la demostración de cuánto puede lograrse con poco. Es de las instituciones que más se han adaptado a estas circunstancias especiales que estamos viviendo, en los métodos aportados, en la educación que ha significado para muchos cuadros".

8 de octubre de 1997

Sabemos cómo defendernos

"No somos gran potencia, ni somos potencia nuclear, ni naval, ni aérea. Sabemos solo cómo debemos defendernos en cualquier circunstancia frente a la abrumadora tecnología de nuestro adversario principal".

24 de octubre de 1998

Nuestro arsenal de armas inteligentes es infinito

“Ninguna batalla de opinión se gana con insultos; tales batallas se ganan con razones, con argumentos, con ideas. 

“Tengan la seguridad de que cada una de las frases que ustedes proclaman allá, cada consigna, digamos, cada exclamación lleva un mensaje, lleva una idea, son armas inteligentes. Y ustedes han oído hablar de las armas inteligentes, que son las que se lanzan y a miles de kilómetros dan en el puntico exacto, casi del tamaño de este patio, donde apuntaron. 

“Nosotros tenemos que usar armas inteligentes, y las armas inteligentes son nuestras ideas; nuestras armas inteligentes son nuestros argumentos; nuestras armas inteligentes están constituidas por principios, por nuestro pensamiento revolucionario y nuestro arsenal de armas inteligentes es infinito, porque cada uno de ustedes, cuando desfila o cuando va allí a una concentración y grita: ‘devuelvan a Elián’, ‘que Elián regrese’, ‘salvemos a Elián’, ‘liberen a Elián’, está usando armas inteligentes contra las cuales no hay defensa posible, y esas armas inteligentes son la moral, la razón, el ejemplo, la imagen de un pueblo unido y de un pueblo defendiendo una causa justa con una entereza impresionante; un pueblo que no se rinde y que no se desalienta jamás, ni sus ancianos, ni sus adultos, ni sus pioneros; con esas armas nuestro pueblo es invencible, porque las podemos hacer llegar a cualquier rincón del mundo.”

26 de diciembre de 1999.

Podemos vencer y venceremos

Martí dijo que trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra, y compartimos con él ese pensamiento, pero nunca dijo que aquellas fuesen innecesarias. Cuba está hoy defendida por una doble trinchera de piedra y de ideas: una contra la fuerza bruta, constituida por la disposición de un pueblo a luchar hasta las últimas consecuencias, de forma que de nada valdrían las llamadas armas inteligentes ni los más sofisticados medios que emergen de los avanzados centros productores de instrumentos de muerte que poseen nuestros potenciales agresores. Pero lo está también por una gigantesca trinchera de sentimientos e ideas contra la cual se estrellará todo el arsenal de mentiras, demagogia e hipocresía con las que el imperialismo pretende engañar al mundo. Con ideas verdaderamente justas y una sólida cultura general y política, nuestro pueblo puede igualmente defender su identidad y protegerse de las seudoculturas que emanan de las sociedades de consumo deshumanizadas, egoístas e irresponsables. En esa lid también podemos vencer y venceremos.  

29 de julio del 2000.  

Nos defiende una doble e inexpugnable trinchera

Nos defiende la fuerza de nuestro prestigio y nuestro ejemplo, el acero indestructible de la justicia de nuestra causa, el fuego inapagable de nuestra verdad y nuestra moral, la doble e inexpugnable trinchera de piedra y de ideas que hemos erigido.

 5 de agosto del 2000.  

Las ideas son y serán siempre el arma más importante

Con la experiencia que me da el privilegio excepcional de haber vivido una revolución que se llevó a cabo en condiciones ni siquiera imaginables por los grandes ideólogos y protagonistas del socialismo, con la mayor modestia y humildad de quien es muy consciente del limitado papel de los individuos en la historia, me atrevo a decirles a nuestros pioneros, a nuestros camilitos, a nuestros estudiantes, a los alumnos y profesores de nuestras escuelas militares, a los jóvenes soldados y oficiales, a todos nuestros valerosos combatientes, jefes y soldados en activo o en la reserva, que en el terreno político y revolucionario nada es ya imposible para nuestro pueblo. Las ideas justas tienen un poder superior a todas las fuerzas reaccionarias juntas.

Las tecnologías más sofisticadas con las que se pretende convertirnos en esclavos o súbditos de un poder imperial universal, no pueden ni podrán vencer jamás la conciencia y la inteligencia de los seres humanos.

Cuando nosotros con siete armas reiniciamos la lucha, nadie habría podido concebir posibilidad alguna de éxito. Supimos adaptarnos a los recursos técnicos y al enorme poder del adversario en relación con las insignificantes fuerzas y medios de que disponíamos. Las ideas son y serán siempre el arma más importante. La experiencia vivida nos enseña que si un día nuestro país fuese agredido e incluso ocupado por fuerzas poderosas, cada hombre o mujer dondequiera que se encuentre puede ser un ejército (Aplausos); cuando un combatiente o un grupo de ellos quede incomunicado o aislado, debe y puede asumir la responsabilidad de sus acciones y continuar la lucha. El invasor tendría que luchar contra un ejército, 10 ejércitos, 100 ejércitos, 1 000 ejércitos, un millón de ejércitos.

 

El mundo será conquistado por las ideas y no por la fuerza 

No existe arma más potente que la convicción profunda y la idea clara de lo que debe hacerse. De ese tipo de armas que no requiere de fabulosas sumas de dinero, sino sólo de la capacidad de crear y transmitir ideas justas y valores, estará cada vez más armado nuestro pueblo.

El mundo será conquistado por las ideas y no por la fuerza, cuyo poder para sojuzgar y dominar a la humanidad será cada vez menor. Sólo la paz y la cooperación entre los pueblos serán capaces de preservar a la humanidad de la muerte con que la amenazan por la vía del saqueo, la explotación, las guerras y la destrucción de las condiciones de vida del planeta. 

 2 de diciembre del 2001.

Batalla de ideas

Creo firmemente que la gran batalla se librará en el campo de las ideas y no en el de las armas, aunque sin renunciar a su empleo en los casos como el de nuestro país u otro en similares circunstancias si se nos impone una guerra, porque cada fuerza, cada arma, cada estrategia y cada táctica tiene su antítesis surgida de la inteligencia y la conciencia inagotables de los que luchan por una causa justa.

Frente a las armas: ¡sembrar  ideas! ¡y sembrar conciencia!

Frente a las armas sofisticadas y destructoras con que quieren amedrentarnos y someternos a un orden económico y social mundial injusto, irracional e insostenible: ¡sembrar ideas!,  ¡sembrar ideas! ¡y Sembrar ideas!; ¡sembrar conciencia!, ¡sembrar conciencia! ¡y sembrar conciencia!

30 de enero de 2003.

 Retornar a Pensamiento Militar

 

General de Ejército Raúl Castro Ruz Raul.jpg (6232 bytes)

El hombre, componente decisivo

"El componente más preciado y decisivo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias son los hombres y mujeres que las integran, combatientes de una sólida preparación combativa y política, con un alto espíritu patriótico e internacionalista, sobre todo, el cuerpo de oficiales, columna vertebral de nuestro ejército".

4 de febrero de 1986

Evitar la guerra equivale a ganarla

"Todo el colosal esfuerzo que estamos llevando a cabo en la esfera de la defensa tiene un objetivo supremo: evitar la guerra que para nosotros equivale a ganarla y para ello vamos a continuar fortaleciéndonos mientras exista el peligro de una agresión, y te puedo asegurar que seguiremos siendo las fuerzas armadas más poderosas de América Latina, pero también una de las más baratas".

23 de abril de 1993

Batallas integradas por miles de pequeños golpes

"Si tomaran incluso la capital, lo cual solo lograrían a costa de acciones muy costosas, no resolverían el problema, sino que por el contrario, comenzarían para ellos nuevos problemas, esquema que se les repetiría en cada pueblo o ciudad a la largo de toda la isla. Nuestra defensa en esas condiciones sencillamente sería imbatible, lo que quiere decir invencible. No estoy hablando de grandes batallas, de grandes enfrentamientos clásicos, sino de batallas integradas por miles de pequeños golpes aniquiladores a toda hora, tanto de día como de noche, y en todo lugar en que nos sea propicio, con todo tipo de arma, ligera o pesada".

23 de abril de 1993

El suelo ardería bajo su pies

"La lucha sería sin frente ni retaguardia, en cada rincón del país. Para ello contamos además de las tropas regulares, con las Milicias de Tropas Territoriales y las Brigadas de Producción y Defensa organizadas en cada provincia y sus 169 municipios; se combatiría en las más de 1 400 Zonas de Defensa si el enemigo fuera capaz de llegar a todas, supuesto imposible, pues necesitarían millones de soldados y aun así serían sumamente débiles pues donde quiera podrían pisar una mina, ser liquidados por una bala o una granada y las emboscadas serían su pesadilla. El suelo ardería bajo sus pies, de las entrañas de la tierra, después de los golpes aéreos, saldrían los combatientes a ajustarle cuentas en el suelo sagrado de la patria que no admite botas invasoras."

23 de abril de 1993

Una guerra perdida para el agresor

"En una guerra prolongada, si de cada dos o tres francotiradores -y tenemos decenas de miles-, uno de ellos aniquila un yanqui, preferiblemente un oficial, ¿Podría el invasor asumir tantas bajas y persistir en la agresión? Esto es igualmente válido con respecto a nuestras tropas especiales, si combate solo el 20 por ciento de nuestros millones de compatriotas armados y organizados -y estamos seguros de que el porcentaje de valientes es infinitamente superior- la guerra estaría perdida para el agresor".

23 de abril de 1993

Tropas terrestres: fuerza decisiva

"En nuestra doctrina las tropas terrestres son las fuerzas decisivas, ya que los combates, una vez desembarcado el enemigo, se librarían sobre nuestro suelo, hombre frente a hombre, a tiro de fusil. Y en esas condiciones la superioridad moral de los hombres que defienden su patria es infinitamente superior a la del odiado invasor".

23 de abril de 1993

Un avispero insoportable

"El conocimiento del terreno, que hemos estudiado y acondicionado palmo a palmo, también nos da una gran ventaja. Contamos con millones de hombres y mujeres entrenados y armados. Frente a ese avispero ¿podría el enemigo superarnos numéricamente? La eficacia de la aviación en parte se anula cuando sus soldados y los nuestros se confunden en el campo de batalla".

23 de abril de 1993

Disponer de todo lo necesario

"Tomamos un conjunto de medidas que nos permitieran incrementar al máximo nuestras reservas militares de todo tipo, objetivo que logramos, además de iniciar la creación de las reservas estatales, modernizar y completar nuestra industria militar, mejorar cualitativamente el armamento y los medios de combate de nuestras tropas regulares y modernizar los ya existentes, así como adquirir el armamento y demás medios necesarios para abastecer al ciento por ciento al personal en plantilla de todas las unidades de las Milicias de Tropas Territoriales, de tal forma de poder disponer de todo lo necesario para librar sin ayuda del exterior la Guerra de Todo el Pueblo, la guerra de los 100 años, si fuera necesario".

23 de abril de 1993

Ahorro sin afectar la disposición combativa

"Teniendo en cuenta las posibilidades reales de la economía nacional, de acuerdo a un plan previamente elaborado en detalle, en estos momentos continuamos disminuyendo al mínimo imprescindible aquellas unidades e instituciones que no cumplen misiones combativas y elevando al máximo la eficiencia en el empleo de los recursos que el país destina a la defensa. Estamos logrando ese propósito mediante el ahorro de todo tipo de recursos, fundamentalmente de combustibles y lubricantes; la reducción de la explotación del armamento y la técnica, al mismo tiempo que elevamos su vitalidad, los modernizamos y conservamos al máximo posible. Todo ello sin afectar la disposición combativa, gracias a las medidas organizativas adoptadas con suficiente antelación y a la inventiva e iniciativa de nuestros especialistas y de todo el personal. Tales resultados han sido posibles también gracias al empleo de una base material de estudio moderna y de formas de instrucción más efectivas."

6 de agosto de 1993.

Ejército Juvenil del Trabajo

"Hoy las misiones asignadas al Ejército Juvenil del Trabajo adquieren un carácter más complejo. Hemos decidido incrementar sus efectivos de manera paulatina y sustancial, en correspondencia con los aseguramientos a nuestro alcance. Ello robustecerá también nuestra defensa, pues tendremos un apreciable aumento de fuerzas de permanente disposición combativa y con preparación suficiente para cumplir misiones militares en el territorio en que estén dislocadas."

6 de agosto de 1993.

Respetada por todo el mundo

"Sabemos lo que costó conquistar la independencia, la libertad y la soberanía. También sabemos lo caro que cuesta mantenerlas frente a un enemigo tan cercano y poderoso, pero un pueblo digno como el nuestro es capaz de pagar el precio que sea necesario. Por eso Cuba es y seguirá siendo respetada por todo el mundo, amigos y enemigos".

11 de diciembre de 1998.            

La espada de la unidad

“Nunca como en estos momentos he estado tan convencido de que las banderas de la Revolución estarán siempre en manos tan o más seguras que las nuestras, como ya lo han estado demostrando las nuevas generaciones que son parte muy importante de la gran batalla por preservar y seguir desarrollando, en el nuevo milenio, la Revolución cubana.

“Esta unidad que ha florecido hoy más que nunca, tenemos que defenderla. Forjada por nuestras justas ideas, es el arma más poderosa con la que contamos.

“El 10 de octubre de 1890, en Nueva York, en un discurso en conmemoración del 22 aniversario del comienzo de la guerra del 68, al analizar Martí que uno de los factores que condujeron al fracaso de aquella gesta heroica fue la falta de unidad, dijo: 

‘Porque nuestra espada no nos la quitó nadie de la mano, sino que la dejamos caer nosotros mismos’. Y a continuación expresó: ‘y no estamos aquí para decirnos ternezas mutuas (...) sino para ir poniendo en la mano tal firmeza que no volvamos a dejar caer la espada’.

“Y en este mundo globalizado de hoy, si dejamos caer la espada de la unidad jamás podríamos volver a levantarla.”

1 de abril del 2000.

El pueblo, factor determinante 

La decisión de nuestro pueblo de salvar la Revolución a cualquier precio, su disposición de hacer cuanto sacrificio fuera necesario para preservar las conquistas del socialismo, sin perder ni por un momento la fe en la victoria, ha sido el factor determinante de nuestros triunfos en todos los frentes y en particular en el de la defensa.

 

Contamos con los medios necesarios para nuestra defensa 

En cuanto a las FAR, es cierto que durante los últimos años no hemos recibido ningún tipo de armamento, pero también lo es que a lo largo de tres décadas recibimos suficientes y eficientes medios de combate de todo tipo. 

En los últimos años se ha desactivado una parte de esos medios por no reunir ya las condiciones que exige el combate contemporáneo, o por resultar desfavorable la relación entre el costo de mantenimiento y la probable eficacia de su empleo en nuestro teatro de operaciones militares.  Pero el grueso de ese gran volumen de armamento y técnica militar está perfectamente conservado; además, nuestros especialistas han ido modernizando parte de esos equipos en la medida de nuestras posibilidades y necesidades. 

Concluyendo esta parte, contamos con los medios necesarios para nuestra defensa y en este sentido el país no tendrá que hacer grandes inversiones en el futuro inmediato, y este es uno de los gastos principales en cualquier fuerza armada.

 

Asegurar la defensa con menos efectivos permanentes 

En cuanto a la envergadura y niveles de actividad de las FAR, sabíamos que estaban por encima de las posibilidades económicas del país en la nueva situación creada. En realidad lo estuvieron desde que nos vimos obligados a realizar crecimientos considerables tras la derrota de la invasión en Playa Girón y ante la inminencia de una agresión directa de las fuerzas armadas norteamericanas, pero la ayuda que recibíamos de la Unión Soviética nos permitía solventar esa contradicción. Incluso hoy, no obstante las grandes reducciones realizadas, sigo pensando que podemos continuar perfeccionando nuestras estructuras para asegurar la defensa con una menor envergadura de efectivos  permanentes. En esa dirección trabajamos.

 

Una concepción defensiva totalmente autóctona 

Hemos perfeccionado nuestra doctrina militar a partir del pensamiento creador de los miles de compañeros que, sin dejar de cumplir las reglas de la compartimentación y la protección del secreto, han participado en ese proceso de estudios e implementación durante largos años. 

Nos hemos basado en el profundo conocimiento de las leyes del arte militar, pero sin por ello atarnos a esquemas clásicos o soluciones convencionales... y además de basarnos en nuestra propia experiencia también hemos estudiado detalladamente las derivadas de cuanto conflicto armado ha tenido lugar en el planeta en el último medio siglo, y muy especialmente los acontecidos a partir de los años noventa.  

¿Resultado? Hemos reducido decenas de miles de efectivos, tenemos un presupuesto de defensa que es casi la mitad del existente a mediados de la década de los ochenta, en la que además disponíamos de varias veces más recursos materiales de todo tipo que no estaban recogidos en el presupuesto, ya que pertenecían a la colaboración técnica-militar con la URSS. 

Desechamos todo aquello –ya fuera armamento, estructuras o concepciones- que llegamos a la conclusión de que no nos iba a servir de mucho en caso de una agresión armada. El probable enemigo siempre nos superará considerablemente, cuantitativa y cualitativamente, por ejemplo, en aviación y buques de guerra. Concentramos los esfuerzos en elevar al máximo la efectividad de todo lo que sí brindaba posibilidades reales de protegernos y sobre todo de causarle al invasor el mayor daño posible, hasta obligarlo a desistir de su propósito. 

Hoy tenemos una concepción defensiva totalmente autóctona y original, que resume la experiencia combativa de nuestro pueblo y de otros pueblos, y las enseñanzas extraídas de las guerras contemporáneas; salida del estudio profundo de nuestras realidades hasta en el más mínimo detalle y en cada rincón del país. Por eso hemos asegurado que a pesar de contar con menos recursos, hoy somos más fuertes.

 

Impedir una agresión, principal victoria a que aspiramos 

Que no llegue a producirse nunca una agresión militar contra nuestro país es la principal victoria a que aspiramos, y nuestro pueblo dará por bien invertidos los recursos y las muchas toneladas de sudor dedicadas a la defensa durante más de cuatro décadas, esfuerzo que no se ha detenido un minuto ni aun en las difíciles condiciones del período especial.

 

No contamos con medios ofensivos ni deseamos tenerlos 

Somos una nación pacífica. No contamos con medios ofensivos de ningún tipo para agredir a otro país ni deseamos tenerlos, pues jamás los cubanos desencadenaremos una guerra contra otros; pero nadie dude de que las FAR, junto a todo el pueblo combatiente, están en condiciones de cobrar un precio tan elevado a cualquier agresor y agresores acompañantes, que tendrán que pensarlo bien varias veces.

 

La defensa seguirá teniendo la prioridad que requiere 

Independientemente de que se imponga el raciocinio entre los poderosos que pretenden regir los destinos del mundo o se produzca una escalada de la  agresividad, el revanchismo y la prepotencia que actualmente se enseñorean en las relaciones internacionales, la defensa de nuestro país seguirá teniendo  la prioridad que requiere.

 

Tenemos una concepción clara de cómo defendernos 

Hemos dedicado importantes esfuerzos en los últimos años a diseñar e ir estructurando el sistema defensivo y las fuerzas armadas que el país requiere al entrar en el presente siglo, tarea cumplida en lo fundamental con importantes resultados y en la que continuamos trabajando de forma permanente. 

Hay que tener en cuenta además la ventaja que significó haber adoptado a tiempo, desde comienzos de la década de los ochenta, ya del siglo pasado, en nuestra doctrina militar la concepción de la Guerra de Todo el Pueblo, que no basa su fortaleza solo en el componente regular de las FAR. El estudio de los conflictos bélicos más recientes, del que ya hablamos, demuestra lo acertado de esa decisión tomada hace 20 años. 

En definitiva, históricamente nuestras luchas se han caracterizado por librarse en condiciones muy difíciles para nuestro pueblo y con una correlación de fuerzas enormemente desfavorable, frente a poderosos enemigos. 

Tenemos por tanto una concepción clara de cómo defendernos y contamos con los medios necesarios para hacerlo. Y lo que es mucho más importante, suman millones los patriotas dispuestos a empuñar las armas, si algún día fuera necesario, y cada vez con mayor preparación en todos los terrenos, y sobre todo con una elevada moral y profundas convicciones políticas.

 

Unas fuerzas armadas firmemente fundidas al pueblo 

Las FAR seguirán estando firmemente fundidas con el pueblo, seguiremos siendo, como dijo Camilo, “el pueblo uniformado”. Con él participamos cotidianamente en cada combate de la actual batalla de ideas y del esfuerzo por elevar nuestra preparación en todos los sentidos, en el conocimiento de la historia patria, en la formación política-ideológica y por alcanzar una cultura general integral, algo esencial para vencer los retos del siglo XXI.

1 diciembre del 2001.

 

Fundamentos de la defensa nacional | Doctrina Militar | Fuerzas Armadas Revolucionarias | Defensa Civil | Industria MilitarPreparación para la defensa | Interrogantes a la Defensa en Cuba

Ir a página principalPrincipal