Una jerarquía histórica y revolucionaria

La creación de una insignia agrupó a estos comandantes fundadores del Ejército Rebelde en una categoría que más que todo es un símbolo de moral y autoridad política. Verde Olivo  expone a continuación  reseñas de las vidas y trayectoria de quienes ostentan este grado honorífico.

Por MERCEDES ALONSO ROMERO

Juan Almeida Bosque

PECHO DE COMBATIENTE Y POETA

Quien haya tenido la oportunidad de leer La Única Ciudadana, El General en Jefe Máximo Gómez, La Sierra , Presidio o Exilio y  haya escuchado La Lupe o Este son homenaje,  por sólo nombrar algunos títulos de libros y temas musicales, sabrá que me refiero a un hombre de sensibilidad muy especial. Solo con el corazón se puede hacer poesía y viajar con la imaginación cuando los avatares de la lucha y  la vida nos llevan de prisa por los años.

Juan Almeida Bosque es de esos hombres excepcionales, que desde las privaciones de su cuna humilde,  en el reparto Los Pinos de La Habana, creció y se formó con los más altos valores de un hijo que desea y lucha por ver su patria libre.

El propio hogar con su numerosa familia –los padres como guía– y la vida misma del pueblo, le enseñaron que solo había un camino, el de la lucha.

 Tras el golpe batistiano del 10 de marzo de 1952, estrecha más sus lazos con los que combaten la dictadura. Junto a su compañero Armando Mestre, se relaciona con Fidel en la Universidad de La Habana, e integra las filas de esa generación que vindicó al Maestro en el centenario de su nacimiento, cuando parecía que iba a morir...

 “Hay opresión en la Patria, pero habrá algún día otra vez libertad”, había dicho Fidel y Almeida guardó estas frases en su corazón.

PRESIDIO

El  Moncada lo tuvo entre sus asaltantes y sus compañeros admiraron el valor con que combatió y con el que más tarde resistió el proceso que siguió al histórico hecho.

 Con el dolor  del alma  escribió el combatiente:

¡Qué triste, qué humillante vernos así amarrados, vejados y empujados!¡Es denigrante! Para los hombres de honor y principios, que combaten frontalmente por un ideal, consagrando su vida a la lucha contra la injusticia, es preferible la muerte en esos instantes que sufrir tal humillación. Esto no se puede y no se olvidará jamás. Así nos sentíamos.

La llegada al Presidio Modelo de Isla de Pinos le haría reflexionar en la coincidencia del arribo de José Martí , en  igual fecha, el 13 de octubre del año   1870.

Y ante lo inhumano y cruel del presidio, ante esos días que el propio Almeida denominó como negros,  afloró la resistencia:  Con nuestras lecturas nos preparamos para no perder un solo minuto, y lo que leemos son temas seleccionados y dirigidos política, ideológica y culturalmente, pues así, al cumplir la sentencia, estaremos más capacitados para reiniciar la vida y la lucha fuera del penal.

Una vez libre, tras la aministía del 15 de mayo de 1955, siguió el joven Almeida sus actividades conspirativas, hasta marchar al exilio en México, para participar en los entrenamientos y preparativos de la expedición del yate Granma, que salió de México el 25 de noviembre del año 1956, y tocó  las costas cubanas el 2 de diciembre, con 82 pares de ojos secos por el cansancio y la fatiga.

AQUÍ NO SE RINDE NADIE

Alegría de Pío resultó un fatal recibimiento de fuego para los  expedicionarios. Las tropas enemigas se ensañaron, alguien tuvo desánimos y el joven Almeida empleó la frase que ha trascendido a la historia: “¡Aquí no se rinde nadie!”.

 Entereza y valentía sellaron siempre  su personalidad en el combate. Nadie dudó ante su nombramiento en febrero de 1958, como comandante. Una importante misión puso sobre sus hombros el jefe de la revolución: Organizaría y dirigiría el Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy. El mismo día en que partía Raúl para conformar el Segundo Frente, Almeida lo haría hacia su misión

 Ambos frentes orientales, como parte de la estrategia concebida por Fidel, desempeñarían un papel trascendental en la lucha y finalmente en el éxito de las operaciones rebeldes.

 El triunfo de enero de 1959 abrió nuevas responsabilidades para el comandante Juan Almeida Bosque que cumpliría con igual disciplina y entrega, desde jefe de la Dirección Motorizada del M-26-7, hasta jefe de la Fuerza Aérea del Ejército Rebelde y jefe del Ejército, en sustitución del comandante Camilo Cienfuegos, tras su desaparición física.

Otras tareas implicaron sus esfuerzos: la Lucha Contra Bandidos; Viceministro primero y jefe de la Dirección de Servicios del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Miembro del Buró Político del PCC y de su Comité Central. Almeida es Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por la Asamblea Nacional de Santiago de Cuba, así como vicepresidente del Consejo de Estado.

 En la conferencia constitutiva de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana celebrada el 5 de diciembre de 1993, fue electo presidente de su Dirección Nacional, cargo que ocupa hasta nuestros días.

 Entre numerosas medallas y condecoraciones, ha recibido la  Orden “Máximo Gómez” de Primer Grado y sobre el  pecho del poeta y combatiente, Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, reluce la estrella de Héroe de la República de Cuba.

______________________________________________

Ramiro Valdés Menéndez

El muchacho de Artemisa

Les narro acerca de un muchachito cuya cuna fue Artemisa,  tierra de héroes que estremece, al pensar en los hijos que una vez vio marchar hacia el asalto del cual muchos no regresaron.

 Este muchacho, de apenas 21 años sobrevivió, a pesar de figurar entre los que se ofrecieron voluntarios para ocupar un puesto en la avanzada. Estuvo entre los ocho seleccionados para tomar la posta 3 del cuartel Moncada, y  sería el primero en penetrar al cuartel, después de bajar de un golpe la cadena que impedía el paso en esa área, junto a sus compañeros José Ponce y Jesús Montané, y  resultaría de los últimos en salir, luego de resultar herido.

JUZGADO Y CONFINADO ENTRE ENFERMOS MENTALES

 Entre los 27 asaltantes que fueron detenidos y juzgados por el Tribunal de Urgencia de Santiago de Cuba, estaba el muchacho de mi relato que luego de permanecer un tiempo en la cárcel de Boniato, fue trasladado hacia el reclusorio nacional de Isla de Pinos.

La misma Isla del Abra donde José Martí, muchos años antes, padeció por las llagas del tobillo y más aun le sangraba el alma, como a él y sus compañeros ahora, por el dolor de no saber la patria libre, a pesar de los sacrificios.

El presidio es siempre duro, al joven de Artemisa lo aislaron junto a Oscar Alcalde, Ernesto Tizol, Agustín Cartaya e Israel Tápanes, en el pabellón destinado a enfermos mentales, tal vez por ser de los primeros en entonar las notas del Himno Nacional ante la visita del tirano Batista al penal.

La amnistía hizo posible la salida de él y sus compañeros, en mayo de 1955. Aún resonaban en sus oídos  los alaridos de los reclusos enfermos y maltratados que llenaban las celdas, pestilentes e inhumanas donde había permanecido.

Entonces seguirían las actividades  revolucionarias y nuevamente la prisión hasta obtener la libertad y su traslado a México, a fin de ayudar a organizar y entrenarse para una expedición, la del yate Granma, donde 82 expedicionarios navegaron gracias al milagro de los sueños y los propósitos  que generan una lucha  como la nuestra.

EL PACTO

El 2 de diciembre de ese año 1956, tuvo lugar el desembarco. Ya andaba por los 24 años el joven de quien les hablo y por sus condiciones y actitud fue nombrado jefe de una de las escuadras, y segundo al mando del Pelotón de la Retaguardia que dirigía Raúl Castro.

 Con el “bautizo de fuego” de Alegría de Pío, los expedicionarios  fueron sorprendidos por el enemigo, y no estaba él  en esos momentos junto a su pelotón, pues andaba ocupado en la repartición de los pocos suministros con los que contaba la tropa.

Ametralladora en mano se enfrentó al adversario y tras la dispersión de sus compañeros quedó solo, hasta encontrarse con el Che Guevara y otros combatientes poco después. El monte y una cueva serían oportuno refugio, en esos momentos, de los cuales el Che escribió: ...Resolvimos mantenernos allí durante el día, aunque con el compromiso expresamente tomado por los cinco, de luchar hasta la muerte. Quienes hicieron este pacto nos llamamos: Ramiro Valdés, Juan Almeida, Chao, Benítez y el que esto relata...

Después de días sin comida ni descanso, totalmente extenuados, tuvo lugar el  reencuentro con Fidel en Cinco Palmas. Las almas se alzaron junto a los brazos amigos, por saber con vida al jefe de la Revolución y ante la posibilidad de arribar a La Plata y alcanzar la Sierra Maestra para continuar la lucha. Los sueños, suelen cumplirse cuando son fuertes y verdaderos, aunque parezcan imposibles.

 Primero se integró el joven de quien les hablo en la columna 1, a la que  llamaron todos Columna madre. Posteriormente integró la 4 y al crearse la columna invasora 8 Ciro Redondo, al mando del comandante Ernesto Che Guevara, fue designado su segundo jefe. De manera que realizó la invasión a Occidente y posteriormente, una vez en el territorio de la antigua provincia de Las Villas, participó en las acciones del Escambray, hasta el triunfo de enero de 1959, al que arribó con los grados de comandante, obtenido desde los primeros momentos de la lucha en la Sierra.

LO QUE SIGUIÓ AL TRIUNFO

Aunque no existiera la gráfica que acompaña este texto, los lectores fácilmente descubrirían el nombre de quien después del triunfo revolucionario continuó la trayectoria que le hace merecedor de la admiración y respeto del pueblo cubano, desde su designación como jefe militar en la región central y posteriormente segundo jefe de la fortaleza de La Cabaña en La Habana, hasta la fundación de los órganos de la Seguridad del Estado y ocupar su jefatura.

 Como Ministro del Interior, al crearse este en 1961 y en 1979, en que fue designado nuevamente para el cargo, tras ocupar otros puestos como Viceministro Primero de las FAR; Ayudante del Comandante en Jefe en la organización del trabajo de dirección del gobierno y otras responsabilidades en diferentes ministerios. Hay que aclarar que todas estas funciones las cumplió mientras fungía como Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Desde 1996 se desempeña como Presidente del Grupo Industrial para la  Electrónica del SIME.

Numerosas medallas y condecoraciones han distinguido el paso de quien es miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, merecedor de la Orden Playa Girón y  Diputado a la Asamblea Nacional  del Poder Popular por el municipio de Artemisa, esa pródiga tierra donde el 28 de abril de 1932, nació este hombre en cuyo pecho brilla la estrella  de Héroe de la República de Cuba, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez.

 

______________________________________________

  

 Guillermo García Frías

 UN GUAJIRO SAGAZ Y HÉROE

Este niño nació en medio de la pobredumbre  y la miseria que caracterizó la  existencia de esos seres que habitaban  lo más intrincado de las zonas rurales de los campos cubanos, acosados por la inseguridad y los abusos de una guardia rural carente de escrúpulos.

 Y tal vez la vida del niño Guillermo hubiera sido muy triste, de no ser por ese don que le creció en el pecho desde  pequeño y  le permitió crecer  en ese intercambio con la naturaleza,  donde cada árbol y pájaro de su cielo serrano le devolvieron un todo capaz de embellecer y enriquecer la recia personalidad para siempre.

Precisamente, gracias al medio natural en que se desarrolló, en un punto intrincado de la Sierra Maestra llamado El Plátano, Pilón, su familia pudo subsistir, pues  la fuente principal de existencia fue el trabajo intenso que su padre, hermanos y él  mismo realizaban, al labrar la tierra cada día.

 Era ya un joven de 28 años Guillermo García Frías, cuando  se produjo el desembarco de los expedicionarios del yate Granma. Y en medio de los momentos más difíciles de los revolucionarios, ahí estuvo él, con su red de campesinos y la firme y peligrosa  misión de ayudar a los expedicionarios en  lo que fuera necesario, hasta conducirlos a la Sierra Maestra, tal y como había quedado con Celia Sánchez.

  De estos momentos trascendentales para los revolucionarios, y la actitud asumida por el joven campesino, diría Fidel en una ocasión:

   ...los días muy difíciles en que el compañero Guillermo, después de los reveses iniciales, nos ayudó a recoger las armas y después  aquella larga historia, con cada una de las nuevas incorporaciones, con cada uno de los combates, con cada uno de los esfuerzos, de los sacrificios, de las proezas de nuestro pequeño Ejército.

PRIMER CAMPESINO INCORPORADO Y ASCENDIDO

Después de conducir  personalmente al Comandante en Jefe Fidel Castro y a los otros expedicionarios hasta Cinco Palmas, Guillermo regresaría, por orden del jefe de la Revolución a la zona del desembarco, a fin de rescatar las armas escondidas por ellos.

  Muchos afirman que fue la intuición y sagacidad de este humilde campesino,  primero en incorporarse al Ejército Rebelde, lo que preservó la semilla insurreccional, en  medio de la constante persecución de las fuerzas batistianas.

 Primero fue un combatiente destacado en las acciones, hasta llegar a ser segundo jefe del Tercer Frente Oriental, bajo el mando de Juan Almeida.

 Al triunfo de enero de 1959, Guillermo García ostentaba los grados de comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

POR SU AMOR A LA NATURALEZA

García Frías ocupó diversos cargos en la institución armada, incluido el de primer Jefe que tuvo el recién  organizado Ejército de Occidente. Fue designado Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros y posteriormente Ministro del Transporte. Por sus merecidas condiciones integró las filas  del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y  su Buró Político.

 Y no hay dudas de que fue ese amor entrañable por la naturaleza, lo que le llevó, en gran  medida, a  crear y ocupar la dirección de la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, cargo que ocupa actualmente. De ahí que especies endémicas y autóctonas  de nuestra flora y fauna tengan en él un defensor a ultranza.

 En el pecho del noble guajiro de la Sierra Maestra, del Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, reluce la alta condecoración conferida a su brillante trayectoria, la de Héroe de la República de Cuba.

 ... Porque hay un símbolo, hay un grado que vale más que todos los demás, y es el respeto con que los mire siempre el pueblo. 

El cariño, el reconocimiento del pueblo: ese reconocimiento que se gana tanto más cuando más sencillo y cuanto más modesto es el hombre en su vida común, en el cumplimiento de sus obligaciones.

...Eso forma parte de lo más sagrado de nuestras tradiciones que nosotros debemos saber conservar celosamente.

 

 Fragmentos de las palabras de Fidel en el acto de imposición de nuevos grados militares al Ministro de las FAR,  viceministros, jefes de ejércitos y otros altos oficiales de nuestras FAR. Diciembre 3 de 1976).